lunes, 31 de diciembre de 2007

Adiós viejo Amigo y... Gracias

Hemos pasado juntos trescientos sesenta y cinco días Amigo 2007 y después de ese repaso que solemos dar el último día de tu vida me he dado cuenta de que has sido un Buen Año.
No es que me hayas dado cosas espectaculares pero tampoco me has dado tristezas ni pesares así que... ¿sabes?, creo que no has estado mal, al menos para mi familia.
No hemos tenido problemas de enfermedades, salvo las clásicas de temporada, así que hemos disfrutado de buena salud.
No me ha faltado el cariño de mis hijos ni de aquellas personas que son importantes para mí.
No hemos sufrido ninguna pérdida irreemplazable.
No nos ha faltado el trabajo que, aunque reneguemos por tener que madrugar, es algo muy importante en nuestras vidas.
No me han faltado motivos para sonreír y en muchas ocasiones para reír a carcajadas.
En definitiva, has sido un Buen Año.
Serás ese Año que tal vez no se recuerde a menudo pero que cuando se haga, será con cariño y una sonrisa.
Así que...
¡Adiós viejo Amigo! y... Gracias por todo lo bueno que nos has dado.

2 comentarios:

paco tellez dijo...

Querida Julia
Ni a mï ni a mi familia tampoco nos ha ido mal este año así que quiero sentarme aquí, en nuestra mesa camilla, escuchar el crepitar del fuego en la chimenea y descorchar una botella de buen cava para brindar contigo y, esperanzados, pensar que el próximo año que ya está llamando a nuestra puerta sea un poquito o un muchito mejor que éste. ¡Chin Chin!

Julia dijo...

Gracias Paco. Creo que no hay forma mejor de terminar un año y empezar uno nuevo que sentados los amigos alrededor de nuestra mesa camilla brindando con un buen cava por el año que nos deja y por el que comienza.
Pidamos que el nuevo año sea como tú bien has dicho, un poquito o un muchito mejor para todos.
¡Chin-Chin!.