martes, 11 de diciembre de 2007

Chiara.

Hace unos días, un buen amigo ha sido padre de nuevo: ENHORABUENA.
Esta es una noticia que no por sabida, cuando llega el momento alegra menos a las personas que, de una u otra manera les queremos y que nos sentimos muy cerca aún estando tan lejos.
Quiero dar por aquí mi enhorabuena a los nuevos padres pero sobre todo, lo que deseo hacer es darle la bienvenida a un pequeño nuevo miembro de nuestro Universo, Chiara.
A todos los niños que representáis nuestro futuro, el futuro de la humanidad y en particular a ti, pequeña Chiara, me gustaría poder regalarte como bienvenida la promesa de que, a medida que vayas creciendo encuentres que la palabra PAZ no es sólo tres letras, si no que es algo que crece y abarca cada día más parte de nuestro Mundo.
Sería feliz si pudiera prometerte que no vas a encontrar muchas guerras ni terrorismo en este mundo al que has decidido venir y, fíjate que he dicho muchas, ya que el hombre siempre encontrará algún absurdo motivo para ellas pero siempre queda la esperanza de que cada vez sean menos frecuentes.
Me gustaría poder prometerte que podrás disfrutar de maravillosos atardeceres, de un cielo cubierto de estrellas, de paisajes verdes llenos de flores y árboles sin que la polución y la desaprensiva mano del hombre te lo arrebate.
Quisiera poder prometerte que los ríos, lagos y mares estarán limpios, sin contaminación y que podrás disfrutar de sus aguas siempre que lo desees.
Desearía poder prometerte que conseguiremos mantener toda la fauna que aún queda hoy en día en nuestro Planeta sin que cuando tu puedas llegar a conocerlos ninguno de ellos se haya extinguido.
Qué maravilla si pudiera prometerte que no vas a saber que existe hambre en el mundo, ni niños explotados en ninguna faceta, ni miseria o corrupción.
Sí pequeña Chiara, quisiera poder prometerte todo esto y mucho más pero siento que es algo imposible.
Lo que sí deseo que sepas es que muchas personas ponen y seguirán poniendo su granito de arena para intentar que poco a poco, todas esas esperanzas o, al menos algunas de ellas se hagan una realidad y que aquí sí tienes mi promesa: Yo seré por ti y por todos los niños uno de esos granitos de arena.
Repito, enhorabuena amigos míos y... Bienvenida Chiara.
Con cariño.

Julia.

No hay comentarios: