viernes, 21 de diciembre de 2007

El día de la Salud.

Mañana es ese día al que se ha dado por llamar "El día de la salud".
Todos sabemos el porqué se le ha llamado así: ¿No te ha tocado la lotería?, ¡Bah!, no importa, lo importante es tener salud.
Sí amigos así es, eso es lo importante y, digo yo, si eso es lo importante... ¿Porqué jugamos?.
Pues muy sencillo, jugamos porque no podemos ser los únicos que en el trabajo que no cojamos un décimo porque... ¿Y si toca?...
Y claro, como vamos a negarnos a coger la participación del hijo de la compañera que, además de ser como una obligación, conlleva la consabida donación a...
¿Y la panadería?... ¿La carnicería?... ¿La pescadería?... o la cualquier otro comercio donde solemos comprar.
¿Qué ocurre si no cogemos la típica participación?. Pues ocurre qué si por esa gran casualidad toca, nos quedamos con cara de tontos por no haber participado.
¿Y todo para qué?, me pregunto, si este sorteo es como cualquier otro.
No, ¡por Dios!, como se te ocurre decir eso, este sorteo es TRADICIONAL. No te tocará, y si es que te toca, no será una cantidad como para dar saltos de alegría, ya que juegas participaciones de 5 Euros, más o menos y si has cogido un décimo es en el trabajo y, claro, si con un décimo sólo puedes "tapar agujeros"... ¿Qué vas a hacer con una participación de 5 Euros?... Pues eso, comprar cualquier cosilla de la que estés antojada..., bueno o que estén antojados cualquiera de tus hijos.
Pero... ¿Sabéis una cosa?. A pesar de todo lo anterior, me encanta despertarme, poner la radio o la tele y escuchar ese sonsonete...
- Doce mil quinientos...................
- Tropecientos Eurossssssssssssssssssss.
Y es que..., todos nosotros hemos escuchado ese sonsonete desde niños y, si no lo escuchásemos, creo que lo echaríamos de menos aunque, antes era en Pesetas y ya veis, como que me sonaba mejor.

2 comentarios:

paco tellez dijo...

Querida amiga
Me he visto reflejado en tu escrito, sobre todo en la época en la que trabajaba.
La verdad es que cada vez juego menos a la Lotería y lo que he dejado totalmente es el compartir, no por el egoismo de si me toca que sea para mi solo si no porque así me evito gastar más dinero por la obligación de jugar con éste , ese y aquel. Soy jugador semanal de bono loto y primitiva, sí, sé más dificil que toque pero el premio es significativamente más jugoso.
Estoy también de acuerdo en lo del soniquete porque es algo inequivocamente unido a nuestra Navidad. Luego el rito de mirar los números en el periódico, los tomados "al oido"... ahora con Internet metes los números que juegas y te dicen si está premiado o no... los tiempos adelantan que es una barbaridad (aunque a veces más parecen que retrasan)

Julia dijo...

Es cierto amigo Paco, algunas veces más parecen que se atrasan.
Pero hay algo que aún permanece y es la alegría de que aunque sea un poquito nos toque ese día, no sé, quizá por la tradición.
Algún reintegro, dos últimas cifras o el arcón con productos navideños como ha sido en nuestro caso, nos ha dado alegría.
Y es que la mayoría de las veces el ser humano necesita de bien poco para sentirse ilusionado.