domingo, 2 de diciembre de 2007

Esta noche y, con vuestro permiso, quiero dedicar este espacio a mis amigos especiales.

Queridos amigos:
Nunca he dudado de que, estuviera en el espacio que estuviera contaría con vosotros. Siempre me lo habéis demostrado así y esta vez no iba a ser diferente.
No sé cuantos de vosotros habréis pasado por "mi nueva casa-refugio" pero tengo constancia de que al menos tres de vosotros lo habéis hecho, porque habéis dejado en ella no sólo vuestras palabras, si no que la habéis iluminado con vuestros sentimientos.
No sé, no soy una experta en esto de los Blog, estoy por decirlo de alguna manera "en pañales en estas cosas", así que no sé si en lugar de convertir mis respuesta en carta, debería hacerlo en cada uno de vuestros comentarios pero, ¿sabéis?, me da igual la norma, a mi me apetece hacerlo aquí y ya veis, rebelde hasta en eso, así que lo haré a mi manera.
Empezaré por riguroso orden de comentarios, así seré justa conmigo misma.
Sé amigo Ernesto que te alegras de mi iniciativa, lo que no sé es si tengo muchas o pocas cosas que decir o compartir. Intentaré dar todo lo mejor que pueda de mi interior, por vosotros y por mí. No te preocupes, se perfectamente que tu tiempo está muy limitado, por eso es que agradezco doblemente cada vez que puedas visitarme en este mí y vuestro pequeño refugio.
Un beso.
Gracias querido Paco. Tus dos comentarios han sido preciosos. Me encanta que te guste hasta el diseño de mi Blog, es sencillo, digamos que es un poco como un reflejo. Deseo que este pequeño lugar lo consideres como tu casa, vuestra casa, vuestro refugio, que lo sintáis acogedor y que siempre esté cálido para vuestra visita.
El Otoño huele a noche, a melancolía, a dejarse envolver por los recuerdos y a la vez abrir los brazos a la esperanza. La soledad nos abre todos los poros de nuestra piel para convertirnos en más receptivos. La soledad es como un reflejo de la Luna y al igual que ella, suspira, suspira, suspira...
Un beso.
Mi querido amigo Charli. No me hice mi rinconcito, intenté crear un rinconcito para todos mis amigos. Un rinconcito en el que resultara fácil esconderse, perderse cuando uno así necesite hacerlo y tanto tú, como el resto de mis amigos, lo de antiguos amigos como que no me gusta, porque todos seguís siendo y seréis mis amigos, mis compañeros de letras.
Nadie ha perdido el derecho a comentar y por supuesto tú tampoco, y ¿sabes una cosa?, mi, nuestra pequeña casita-refugio tiene las paredes muy desangeladas, así que no las vendría mal un montón de "cuadros de palabras".
Al resto de los amigos que espero hayáis pasado, aunque silenciosos, por este lugar abierto a todos, gracias.
A aquellos que prefirieron pasar sin dejar rastro, a los amigos que me han seguido hasta aquí y que ya he mencionado y, para todos los que aún no se han decidido a acercarse, gracias, porque si en el pasado no hubiera contado con vuestra compañía, vuestra comprensión y vuestro apoyo, posiblemente este lugar, mí lugar y por supuesto también vuestro, no existiría.
Os quiero a todos, a los que sé estáis y a los que imagino estáis o estaréis.


Julia.

No hay comentarios: