domingo, 16 de diciembre de 2007

Inspirándose en un poema.

El poema de Ría "Mil quinientas esperas", me inspiró estos versos:


Un billete de andén en la mano,
una sonrisa en la cartera,
un principio que no es final
y un final que abre la puerta.

Una mirada al pasado,
y un pasado que despierta
y un tú, y un yo
y un nosotros,
y mil quinientas esperas
con mil quinientas esperanzas
no escritas en una libreta.

Julia.
(31 de Marzo de 2007).

1 comentario:

charli dijo...

Ahora que por fin puedo entrar en tu página, ya se me ha olvidado lo que te tenía que decir. Esto de la edad es muy, muy malo. En cualquier caso, ya te lo pasé al correo. Una pena esta absurda nota en un poema tan delicado.