miércoles, 12 de diciembre de 2007

Un espacio para una amiga.

Hoy quiero abrir este espacio para una querida amiga.
Por medio de un mail, nuestra amiga Mariví me ha comentado que no ha sido capaz de publicar su respuesta en mi escrito del día 2 de Diciembre en el que daba las gracias a mis amigos por sus compañía y, me ha pedido, que sea yo quien lo publique.
Pero ya ves amiga mía, se me ha ocurrido algo mejor ya que, si lo cuelgo allí, no creo que se lea porque este pequeño Blog es como nuestra antigua casa, muy reducido, con pocas visitas. Así que he abierto este espacio para tu respuesta:

Tal vez haya perdido el derecho de que mi nombre aparezca en tu listado.
He de reconocer que me ha dolido una punzadita no encontrarme entre Ernes, Paco y Charli. Me ha hecho pensar que tal vez este limbo en el que he vivido los últimos 17 meses, me ha hecho perder algo más que la salud y la noción del tiempo; quizás también por falta de contacto he perdido la estima de mis amigos.
Es difícil de definir el paréntesis, la burbuja, la irreal esfera en la que me he visto sumergida. Pero por necesaria que haya sido no se merece un precio tan alto.
Estoy aquí. A destiempo. Con pocas palabras y menos fuerzas. Pero os tengo presentes. Cuando sea mejor compañía , me haré notar.
Precioso Blog Julia digno de tus escritos.
Te quiero amiga . Mariví.

Para nada amiga Marivi, para nada has perdido el derecho de que tu nombre aparezca junto con el de los antiguos compañeros de nuestra querida Abrecartas, ni ese derecho ni ningún otro.
El hecho de que no estés mencionada en ese escrito es porque en él quería dar respuesta a los comentarios que los tres, Ernes, Paco y Charli me hicieron y, como soy un tanto torpe, la verdad es que no sabía como hacerlo, así que, "me lié la manta a la cabeza" y zas, lo puse donde todo el mundo pudiera leerlo.
No estás a destiempo ni, has perdido la estima ni el cariño de nadie y, lógicamente, tampoco se te ha olvidado ni se te olvidará por mucho tiempo que estés alejada de nosotros y, por supuesto conociendo el motivo por el que lo estás, muchísimo menos.
Gracias por tus siempre amables palabras para conmigo y para este pequeño Blog que es algo casi íntimo, casero se podría decir, tan casero como cómodos deseo que os sintáis todos aquellos que os acercáis a visitarme. Espero conseguirlo algún día.
Yo también te quiero amiga y, por favor, no se te ocurra pensar ninguna cosa rara. Nadie te ha olvidado, todo sigue igual en nuestro "pequeño mundo", ya sabes aquello de... "Decíamos ayer..." ¿De acuerdo?.

Julia.

1 comentario:

paco tellez dijo...

Ves Julia, vas a tener que comprar otra mesa camilla y un brasero más grande porque cada vez más amigos se van a acercar a este maravilloso e íntimo blog.
Siento lo de Marivi, hace mucho tiempo que perdí el contacto... tal vez sea tiempo de retomarlo.
Me gustan las mesas camillas, cubrirme con sus faldas y, sentado en un mullido sillón de mimbre, observar como la lluvia repiquetea en el cristal de la ventana...
Gracias por dejarme sentir así en tu blog, es un extraordinario honor