viernes, 11 de enero de 2008

Oscuridad. (El inicio)

Y se dejó morir lentamente a aquel que quiso renacer de las cenizas.
Sus descarnados huesos expuestos al sol van adquiriendo un espectacular brillo.
Es su manera de pertrecharse para la lucha con las estrellas.
Mientras tanto, saborea lentamente la noche de su venganza.

Este pensamiento lo escribí hace tiempo en una emotiva página.
Tuvo una respuesta que a su vez motivó otra respuesta y así hasta convertir este pequeño pensamiento en una extraña comunicación.
Iré publicando esas respuestas día a día.

2 comentarios:

paco tellez dijo...

Querida amiga. Este pensamiento merece una meditada reflexión y contestación literaria que, por supuesto, colgaré de un clavito cerca de la chimenea, pero pensaba que. estas tus palabras, estaban en Nuevoabrecartas y las he encontrado en Ababolia publicadas 2l 22 de enero de 2007... tal vez lo publicaste en Abrecartas y no me acuerdo.. ¡ah, la memoria como huye de mí!

Julia dijo...

Amigo Paco.
Tienes razón, este pensamiento está en Ababolia desde la fecha en la que dices pero bastante antes, el día 7 de Julio de 2005, lo puse en el Nuevo Abrecartas y de ella hablaba cuando comenté lo de emotiva página.
Es de allí de donde van a salir las respuestas que, como ya he comentado iré publicando cada día.
De todas formas, espero esa reflexión literaria que piensas colgar cerca de la chimenea y que formará parte de la cálida decoración que vais dejando poco a poco en nuestro refugio y que hace que cada día sea más confortable.
¡Ay la memoria!..., ese pequeño problema de casi todos nosotros...