lunes, 7 de enero de 2008

Un principio y un final

Todo tiene un principio y un final. Todo.
Nada ni nadie es perfecto.
Mantener el tipo cuesta y, al final, el Gigante de pies de barro se hunde en su propio barro.
Es difícil ser de carne y hueso. Es difícil mantenerse en el camino cuando se ve que el camino de otro va directo al abismo.
Es difícil quitar la venda de unos ojos cuando tus ojos están aún cubiertos por otra venda.
Es difícil seguir la vida cuando la vida se empeña en seguir sin detenerse a mirar.
Todo es tan difícil y, a la vez... todo podría resultar tan fácil, tan fácil...
¿Quien podría decir si la cobardía es un defecto o una virtud?... ¿Quién?.
Yo soy cobarde pero eso para mí no es ni un defecto ni una virtud, es simplemente una actitud, un estado de ánimo habitual y permanente.
Todo tiene un principio y un final... Todo.

No hay comentarios: