martes, 19 de febrero de 2008

Reflexionando

Uno se aferra a la ilusión de construir un castillo de naipes sin darse cuenta de que una leve brisa lo tirará por tierra.
Hay veces en las que recoge las cartas y empieza de nuevo el castillo en cambio, otras, se queda impasible observando como el viento con sus remolinos se las lleva lejos...
Entonces mira sus manos y regresa a la realidad.
Resulta curioso observar como, en breve, se aferra de nuevo a otra ilusión tan efímera como la primera.
¿Será que el ser humano necesita de esas pequeñas ilusiones para sobrevivir?...

5 comentarios:

Rayco dijo...

Pues sí, yo creo que si no tenemos ilusiones podríamos quedarnos casi sin vida.

Es una manera de aferrarse cuando la vida te da tortas.

Julia dijo...

Casi no, nos quedaríamos sin vida o lo que es peor... sólo seguiríamos “pasando por la vida”.
Buenas noches.

charli dijo...

Cada ilusión es nueva y cada ilusión es efímera. Tal vez deba ser así; imaginaos una ilusión peremne. . . Sería única, sería sólo ella, sería una monotonía más.
Si un día fuiste capaz de aferrarte a una ilusión y ahora eres capaz de aferrarte a otra, sólo quiere decir que estás viva y, seguramente, detrás de ésta habrá otra, si tenemos suerte.
"La Ilusión" así, con mayúsculas, tal vez esté descrita y teorizada en el libro de Richard Bach "ILUSIONES". También es cierto que, como yo ahora, termina diciendo que "... todo lo que dice este libro puede ser una falacia". Siempre procuro tener presente la falacia y el absurdo cuando me atrevo a afirmar alguna cosa, como en esta ocasión. También aprendí de ese libro que "...enseñamos mejor lo que más necesitamos aprender".
Buenas noches.

charli dijo...

Por cierto, siento haber sido tan prepotente en mis afirmaciones del comentario anterior, hay veces en las que se me olvida que yo de todo esto no tengo ni puta idea.
Eso sí, buenas noches en todo caso.

Julia dijo...

No tienes nada que sentir. Para nada has sido prepotente, simplemente has expresado tu opinión que no es poco.
Mira, me he dado cuenta de algo: Si yo tuviera que enseñar todo lo que necesito aprender, no haría otra cosa más que enseñar durante todo el día.
Por cierto, ¿Ayer ha sido un día de esos “gloriosos”?...
Buenas noches.