jueves, 21 de febrero de 2008

Sueño y Realidad

Soñó con tanta intensidad, que sus sueños, subidos en una nube de ilusión, se elevaron tan alto, tan alto que se le escaparon de las manos.
Y se quedó allí, mirando al cielo con la sonrisa helada, conteniendo a duras penas las ganas de llorar.
Quiso seguir mirando hacia arriba aunque el sol le cegara, porque sabía que el sol secaría sus lágrimas y, aunque de nuevo sus ojos perdieran el brillo, lo prefería antes que llorar.
Siguió inmóvil, mirando, sin ver, esa nada que había quedado después de que desaparecieran sus sueños.
Sin fuerzas para levantar los brazos, esos brazos que permanecían vencidos a lo largo del cuerpo semejado a los de un títere al que le hubieran cortados los hilos, se dejó vencer.
Pero ¿qué otra cosa podía parecer más que un títere?.
Mientras en su garganta se rompía un grito de rabia, se obligó a recordar un trozo de la letra de una canción que había escuchado en multitud de ocasiones y se dio cuenta de que la letra tomaba vida dentro de la realidad que se había creado, su realidad.

"Estoy bien aquí
en mi nube azul
todo es
como yo lo he inventado
y la realidad
trozos de cristal
que al final
hay que pasar descalzo".

(Fito)

Dejó de mirar al cielo y se juró que siempre, siempre, miraría únicamente al frente, a la realidad.
Apretó los dientes y los puños mientras que, con una sonrisa triste, se quitaba los zapatos.

Julia, 15 de Marzo de 2005.

2 comentarios:

Rayco dijo...

Qué bonito!! este blog parece cada día más un taller literario.

Julia dijo...

Gracias Rayco por tu consideración de “Taller literario” a mi Blog pero, tanto mi Blog como yo, somos aprendices de todo.
Un especial saludo.