lunes, 31 de marzo de 2008

Ilusión

Vuela,
gira,
se contonea.
Se deja mecer,
abrazar,
embelesa.
Sube alto,
muy alto,
se balancea.
Parece caer al suelo
más, antes de llegar
se eleva.
Y se vuelve
contorsionista
con una y mil piruetas.
Y burlona
me sonríe...,
me mira, me tienta.
La envidio,
alargo la mano,
se aleja.
Cierro los ojos,
traspaso el cristal
escapo con ella.
Mi cuerpo
se transforma
en hoja.
Mi alma
junta a la suya
vuela...
Me convierto
en amante
del viento.
Que me acaricia,
me envuelve,
me eleva.

viernes, 28 de marzo de 2008

En mi contra

Se desprendieron los segundos
del tiempo
y el tiempo, jugó en mi contra.

Ayer, ahora,
no espero ni un mañana,
ni tu sonrisa en mi cama,
ni tus dedos en mi piel,
ni tus besos en mi boca...

Ahora, hoy,
voy buscando mis segundos
en el vacío que dejaste,
en todo lo que te llevaste
en todo lo que perdí.

Y despierto,
con los segundos desprendidos,
de aquel tiempo no vivido
que se escapa, resbalando
entre mis dedos

Y siento el frío, el vacío,
el silencio,
la soledad entre la gente,
en mi cuerpo grabado tu cuerpo
ahora, siempre... siempre.

Se desprendieron los segundos
del tiempo
y el tiempo aún, sigue jugando...
en mi contra.

16 de Diciembre de 2007

jueves, 27 de marzo de 2008

Una miajita de tristeza

Hace unas horas me sentí muy triste, podría decir que decepcionada pero tal vez volvería a ser injusta no tanto con la otra persona como conmigo misma, por eso voy a decir que me sentí triste..., muy triste.
De sobra sé que no soy la mejor compañía para según que viaje.
Probablemente tampoco soy el mejor interlocutor.
Seguramente no sea la persona que mejor sepa escuchar aunque intento hacerlo.
Ni la que mejor acompañe en momentos duros con sus no creencias.
Pero siempre he tratado de estar ahí y, ahora me doy cuenta de que tampoco sirvo para eso.
Lo siento, no me arrepiento de ser como soy y tampoco voy a cambiar mi forma de ser. Seguramente podría mejorar pero me gusto como soy y me pregunto: Mejorar... ¿Para qué o para quién?
Sé que no soy perfecta... (Por favor... ¡Qué asco ser perfecto¡), pero intento al menos ser accesible y útil de alguna manera.
Me creí dura. Creí que después de estos últimos años me había vuelto dura, tan dura que nada que no fuera demasiado íntimo, personal, podría hacer que llorara de nuevo pero... ¡Tonta de mí!, aún no he aprendido y aún ocurren cosas que me hacen daño hasta el extremo de lograr que las lágrimas asomen de nuevo, aunque rápidamente las enjugue y me diga... ¡Vale ya!... ¡No es para tanto!.
He dejado reposar mi rabia. He dejado reposar mi decepción. He dejado reposar mi saberme terriblemente absurda, porque si me hubiera puesto a escribir cuando me sentía tan dolida, tan dañada, tan decepcionada, tal vez más tarde me hubiera arrepentido de lo que pudiera escribir.
Creo que hasta en eso soy una idiota, tonta y estúpida sentimental pero me cuesta escribir algo que pueda hacer daño a terceras personas aunque algunas veces no sea capaz de controlarme y escupa palabras que hagan daño.
Si de nuevo esta vez lo he hecho, lo siento, tal vez mañana mi decepción, mi dolor, mi tristeza, dejen paso a la tolerancia y la comprensión pero aún ahora, después de pasadas las horas no me siento capaz.
¡Qué le voy a hacer... Soy asquerosamente humana!.

miércoles, 26 de marzo de 2008

El tiempo

Hace unos meses un amigo me habló del tiempo, mejor dicho, del no tener tiempo y, pensándolo bien, siento que no tiene razón en algunas de las cosas que me dijo porque...

"Date prisa en contarlo, no tengo mucho tiempo".
"De acuerdo, lo leeré cuando tenga tiempo".
"No te enrolles al escribir, ya sabes, leo las cosas por encima, no puedo malgastar el tiempo".
"Perdona, te llamaré luego, ahora no tengo tiempo para charlar, pierdo el autobús".
"¿Quieres dejar de pensar en las musarañas. Estás perdiendo el tiempo"
"Baja de las nubes, el tiempo es oro y no puede perderse".
"Si sigues perdiendo el tiempo, no vamos a llegar al cine".
"Vale, de acuerdo, tú puedes perder el tiempo, yo no".

Etc., etc., etc.

Y yo, que últimamente siento que el tiempo me pertenece en lugar de yo pertenecerle a él, pienso que:

He aprendido que no hay que malgastarlo pero tampoco ser su esclava.
Que descubrí que por mucho que corramos el día sólo tiene veinticuatro horas.
Que no es perder el tiempo leer lo que un amigo nos cuenta cuando se siente preocupado o necesita ayuda.
Que sentí que el quedarse embobada mirando una puesta de sol es más importante que todo el tiempo del mundo.
Que las estrellas no se preocupan del tiempo cuando nos regalan su brillo.
Que el amor y la amistad no tienen tiempo.

Por lo que he decidido por unanimidad conmigo misma decretar para mi uso personal que:

El Tiempo tiene, simplemente, la importancia que yo quiera darle.

Lo que firmo para mi, reitero, uso personal, salvo para el de aquellos que quieran compartir conmigo mis ideas, en El Mundo a...
¿Importa la fecha?, NO, porque el tiempo es el que tú o yo decidamos que sea y la fecha la que tú o yo queramos que sea, siempre y cuando, estés de acuerdo conmigo, si no, será mi tiempo y mi fecha.

Primera publicación 24 de Julio de 2007.

martes, 25 de marzo de 2008

Derivando

Muchas veces ocurre que uno se pone a pensar en algo y, de ese algo va derivando a otra cosa y de esa a otra y de esa otra a momentos más...
Unas veces son situaciones dulces, otras dolorosas, otras nos hacen enojar y en ocasiones a otras en las que no podemos evitar sonreírnos y hasta reír casi a carcajadas.
Cuando has llegado a esa última situación, hay veces en las que tratas de recordar cual fue ese primer pensamiento que nos hizo llegar hasta ahí.
En ocasiones somos capaces de retroceder hasta él en cambio, en otras, te quedas varada en algunos de las circunstancias intermedias.
Eso me ha sucedido hoy. Tal vez porque mi subconsciente no deseaba regresar al pensamiento inicial...
Buenas noches a todos.

domingo, 23 de marzo de 2008

Strip-tease

Hoy quisiera desnudarme frente a ti, sin prisa.
Despojarme despacio de todo aquello que pudiera dañarte.
Bajar lentamente los tirantes hasta que las penas caigan a mis pies.
Mostrar todas las verdades sin sombras que las maquillen
Soltar los lazos que atan las sonrisas y dejarlas al viento, libres.
Moverme suavemente hasta conseguir que las dudas se desvanezcan frente a tu mirada.
Dejar en tus manos el deshacernos de esa última prenda..., la rutina.
Si lo consigo, si consigo permanecer así, con el alma desnuda ante ti, habré ganado mi perdida batalla.

sábado, 22 de marzo de 2008

Se acaba la llamada Semana Santa

Se nos acaba la llamada “Semana Santa”. Semana con un montón de connotaciones.
Este años el tiempo ha sido benévolo y, al menos en mi tierra ha dejado que las principales procesiones no estuvieran “pasadas por agua”, como lo estuvieron en los últimos años.
Personalmente y en cuanto a las connotaciones religiosas no es algo que me preocupe.
En cambio sí me preocupa que, como en años anteriores y a pesar de la lluvia, se decida que las procesiones salgan a la calle con el terrible riesgo que supone para las imágenes, auténticas obras de arte en los pasos procesionales.
Es por lo que considero que este año ha sido benévolo para nuestras magníficas e irrepetibles tallas.
El Ayuntamiento está satisfecho. Ha conseguido vender todas las plazas que oferta para contemplar cómodamente sentado esta tradicional Procesión donde, teóricamente, se representa la Pasión de Cristo y, además, ha sacado pingües beneficios en cuanto a terrazas y demás impuestos se refiere..., ¡Todo un comercio!.
Los hoteleros no menos satisfechos. Han conseguido llenar todas las plazas ofertadas para estos días tan “señalados”... ¿Acaso importa lo que pueda representar?.
Los dueños de restaurantes y bares encantados porque han hecho su “Agosto en el mes de Marzo”, algo así como un “verano adelantado”.
Los visitantes felices porque han conseguido ver todo el arte de la imaginería guardada cautelosamente en Museos, Iglesias y Conventos desfilando por las calles de la Ciudad, unos con gran devoción y otros con gran interés artístico.
Las cofradías y los cofrades eufóricos porque este año han podido sacar sus pasos sin la amenaza de la lluvia ni el temor de tener que envolver sus obras de arte bajo esos horrorosos plásticos que no consiguen proteger esas maravillas artísticas de la humedad ni tampoco que desfilen en la procesión con todo su esplendor.
La Iglesia satisfecha porque su “particular representación” ha dado los frutos que pretendían, al menos eso es lo que piensan y seguirán pensando eternamente.
Y los demás, todos aquellos que hemos tomado la decisión de alejarnos de este “Gran Teatro” también, porque hemos disfrutados de unos días de descanso y relax con un magnífico tiempo que nos ha ayudado a tomar fuerzas para continuar con lo que nos espera durante el resto del año.
Por supuesto que no menosprecio a todos aquellos que consideran que estas fechas son importantes para su religión, sus creencias, es más, a todos esos cofrades que se están preparando durante casi trescientos sesenta y cinco días y que, durante los últimos meses que preceden a este semana trabajan de forma dura y anónima para volver a sacar sus pasos con la devoción que ellos lo hacen, se merecen todo mi respeto y consideración.
Unos creen, otros no creemos tanto o tal vez no creemos nada pero sea el que sea el lado del que estemos es importante que el tiempo acompañe estos días, unos por mostrar sus creencias, otros porque queremos salvar algo que es importante como patrimonio artístico de todos.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Hasta la vuelta

Hola amigos, buenas tardes.
Durante unos días voy a dejar de dar la lata. Realmente no sé durante cuanto tiempo pero..., volveré y, no es una amenaza...
La verdad es que no pienso hacer nada especial ni espectacular, simplemente cambiaré el chip y descansaré de la rutina.
Feliz larguísimo fin de semana a todos.
Un beso.

martes, 18 de marzo de 2008

Tic-tac, Tic-tac

Un silencio espeso en la habitación,
Tic-tac, Tic-tac, sólo se escucha la cadencia
monótona y rítmica de un viejo reloj,
que, colgado en la pared, se ríe burlón.
O es más bien la sensación
de que lo que se escucha es el reloj,
siendo los latidos acompasados
de un triste y solitario corazón.
Tic-tac, Tic-tac, parece decir:
¡Todo ha terminado, deja de pensar!,
y entonces se acelera y se pierde el compás,
y duele el pulso en las muñecas
y la cabeza parece estallar.
Tic-tac, Tic-tac, necesitas recuperar el ritmo,
cierras los ojos, respiras profundo,
pero aún te falta el aire, no puedes respirar,
no quieres abrir los ojos, y encontrar la realidad.
Tic-tac, Tic-tac, intentas volver a marcar el compás,
te obligas a mirar a ese reloj colgado y,
como siempre, quieres engañarte,
¿como siempre?, ¿por qué no?, una vez más.
Tic..., Tic..., Tic...,
Tac..., Tac..., Tac...,
se está acabando la cuerda del tiempo
pero cansada no quieres levantarte, y...,
Tic..., Tac... , dejas que el tiempo se acabe,
total... ¿Qué más da que el reloj se detenga?.
¡Qué más da!... Tic...

23 Febrero 2004

lunes, 17 de marzo de 2008

Lunes

Pues nada, que ya ha terminado el fin de semana que, por suerte ha sido bastante tranquilo, mejor dicho, me lo he tomado con bastante tranquilidad.
Creo que a nadie que tenga que madrugar le gusta que llegue el Lunes pero ya se sabe, no queda otra que ir a currar, aunque nos fastidie que suene el “bendito despertador”.
Menos mal que esta semana es cortita... y ¿quien sabe?, a lo mejor nos toca alguna de las loterías...
Ya sé, ya sé, pero de ilusión también se vive..., ¿o no?.
Buenas noches a todos.

domingo, 16 de marzo de 2008

Una noche de sábado

Para ser noche de sábado la calle está muy silenciosa.
El cielo permanece oscuro mientras que las estrellas asoman tímidas.
Las nubes arañadas por el viento se disgregan y la Luna comienza a mostrarnos lo que será su cara brillante.
Ese viento apacible mueve las hojas del árbol que está frente a la ventana y una música suave envuelve la habitación.
Hasta hace unos instantes la melodía acompañaba la lectura pero de pronto algo rompe esa magia para provocar otra magia diferente: La de meterse dentro de la letra de una canción.
La canción de Víctor Manuel: “Quiero abrazarte tanto”

Siento tu mano fría
correr despacio sobre mi piel,
y tu pecho en mi pecho y tu desnudez.
y olvido reproches que imaginé.
Vente conmigo al huerto
que están las rosas
queriendo ver la promesa
que has roto para volver
y así creer lo que les conté.
Dije que te quería
como a nada en el mundo.
que seguía tus pasos,
tu caminar, como un lobo en celo
desde mi hogar
con la puerta abierta de par en par,
de par en par.
Que tenía en penumbra
nuestro rincón
en aquel salón con dos cubiertos
y tu canción
con tus flores en el jarrón.
...
...

Termina la canción pero la magia continúa...
Mañana retomaré la lectura.

sábado, 15 de marzo de 2008

Premio “Excellent Blog Award”

Ayer Rayco, “El rincón del ermitaño”, ha otorgado un premio a este Blog.
Este premio se denomina “Excellent Blog Award” y como he dicho me lo ha otorgado Rayco junto a otros Blog, con estas palabras:

3.- A Julia y sus cartas, porque creatividad tiene, la jodia.

Gracias, gracias, gracias... Es todo un honor el que te hayas acordado de este “Principiante Blog” y le hayas otorgado el premio junto a Blog tan geniales.
Al parecer es costumbre que el que recibe uno de estos premios tiene a su vez que nombrar otros blog a los que premiar pero en mi caso, sólo tengo dos Blog amigos, a parte del de Rayco y, como que no sería justo volver a otorgarle el mismo premio, así que:

1.- A Mariví. (Xilguerín parleru), porque es un Blog muy creativo pero sobre todo porque es un Blog pleno de sentimientos, humanidad y amistad.

2.- A La Gruta de la Mente (Neurona), porque a pesar de ser un Blog con muy pocas entradas, es un Blog que se inició con una gran ilusión y que, por circunstancias ha tenido que dejar su andadura por el momento pero que, en cuanto pueda..., volverá a la carga.

3.- A www.blewspace.com, porque aunque no es un Blog en sí, trata de situar a los Blogs en el Mundo para así conseguir una comunidad de Blogueros.

No sé si el premio es inmerecido o merecido pero, me da igual... ¡El premio es mío!. De nuevo gracias Rayco.

Días en silencio

Llevo varios días sin escribir ninguna de mis pequeñeces. Pequeñas ocurrencias ya lo sé, pero como que me hacía ilusión llegar a los cien escritos antes de Semana Santa y, “al paso que va la burra”, como que no sé si lo voy a conseguir.
Es como si de pronto me hubiera desinflado. Como si de repente todo se hubiera ido al garete sin saber muy bien el porqué.
Con esto no estoy diciendo que os vayáis a librar de mí tan fácilmente, de eso nada, sólo que es algo así como si necesitara detenerme, llenar a tope de aire mis pulmones, retenerlo durante unos instantes y al expulsarlo dejar que arrastre con él todo eso que consigue oscurecer los días soleados.
Buenas noches a todos.

martes, 11 de marzo de 2008

Hoy

Un cielo gris.
Arrecia viento y lluvia,
frío en el alma.

domingo, 9 de marzo de 2008

Desabrochándose

Se encontraba en esa etapa en la que le cuesta dormir. Tarda en conseguirlo, da vueltas y más vueltas antes de poder conciliar el sueño.
Cuando por fin lo logra éste es tan ligero que el más mínimo movimiento, ruido o sensación extraña hace que se despierte y se desvele.
Eso fue lo que sucedió anoche. Se despertó sobre las cuatro de la madrugada y era incapaz de volverse a dormir.
Se levantó porque quedarse en la cama suponía empezar de nuevo a dar vueltas y eso le pone muy nerviosa.
No le apetecía ver una película ni retomar la lectura del libro que estaba leyendo, ni ponerse los cascos y escuchar música ni quedarse sentada mirando a la nada.
Realmente lo único que deseaba era poder volver a dormir y así intentar que el torbellino que se había instalado en su cabeza descansase y dejara de atormentarle.
Pero eso no era tan fácil de conseguir y ahí estaba la lucha: Su cuerpo necesitando descanso y su mente empeñada en todo lo contrario.
No lo deseaba pero al final abrió este pequeño gran monstruo capaz de devorar y al mismo tiempo de salvar momentos.
No sentía ganas de escribir, sentía ganas de leer. Un deseo tal vez ególatra de volver a leer lo que había escrito últimamente, aquí..., allá...
Sin saber muy bien porqué se sentía atraída como por un imán. Ese imán que incita a leer ese algo que sabe le va a sacudir.
Y allí se vio, en esos últimos escritos, en esos últimos comentarios a otros escritos.
Sí, se vio. Se vio como alguien que en cada palabra desabrochara un botón de la piel hasta conseguir que su yo quedara descarnado convirtiéndose en su otro yo.
En un yo distinto, egoísta, desesperanzado. En un yo sin un atisbo de caridad ni de fe. En un yo al que no reconocía.
En ese yo en el que no deseaba convertirse pero que cada vez que intentaba abotonar uno de esos botones que se desabrocha recibe una sacudida, como si fuera su cuerpo el que enviara las órdenes a su mente tratando de protegerse y gritara... ¡Basta ya!. ¿Porqué no?... Al final tú... ¿Quién eres?.
Volvió a la cama hecha jirones.
Jirones que no tienen un posible remiendo.
Jirones que duelen porque el cuerpo en carne viva... duele.
El cansancio, el agotamiento consiguieron vencer al insomnio.
Al despertar, su cuerpo se había recuperado pero su mente, esa, seguía perdida dentro de su particular torbellino.
¿Hasta cuando?...

viernes, 7 de marzo de 2008

Ni tan siguiera yo...

Estos últimos días mi cabeza es un completo desorden. Un desorden que me siento incapaz de ordenar.
Es como esos desvanes en los que sabes que has guardado algo pero que están tan repletos, tan revueltos que tratas de olvidar lo que fuiste a buscar y, al final, la emprendes con quien sea...
Ni tan siguiera sé que escribir, por eso escribo que no me siento capaz de hacerlo.
No, creo que sería más correcto decir que no escribo porque cualquier cosa que escribiera resultaría terriblemente incoherente o tan coherente para mí que resultaría incomprensible para el resto.
¿Os dais cuenta?... Totalmente fuera de lugar.

jueves, 6 de marzo de 2008

Intimismo

Por un instante...
En que tus ojos me llenen de luz,
en que tus dedos recorran mi piel
en que tu cuerpo sacie mi hambre
y que tu boca apague mi sed.

Por un instante...
En que tu voz susurre en mi oído
en que tu sonrisa rompa la soledad
en que tus brazos ahuyenten el miedo
y tu presencia me llene de paz.

Por un instante...
Sólo por ese instante..., lo daría todo;
lo que he sido, lo que soy, lo que seré.
El resto de los instantes de mi tiempo.
Por ese instante mi amor..., por ese instante.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Mil y un Mundos...

Nunca menosprecies lo que otro vea, huela, escuche, guste o sienta .
Un paisaje tiene mil formas, tantas como ojos lo contemplen.
Una flor tantos aromas como personas la huelan.
Una música tantas interpretaciones como oídos la escuchen.
Una fruta puede ser dulce o amarga según el paladar que la disfrute.
Unos dedos pueden sentir de diferente forma a otros el roce de la misma piel.
Pero no debemos olvidar que una misma palabra, un mismo silencio, puede hacer mucho bien, mucho daño o dejar indiferente...
Porque cada persona tiene su sensibilidad, su corazón, su alma y existen palabras o silencios, que no todas las personas comprenden, sienten o asimilan de la misma forma.
Todo es tan simple como que dentro de éste, nuestro mundo, cada persona es, a su vez, todo un mundo...

martes, 4 de marzo de 2008

Me pidieron que hablara de un paisaje – (Escrito por Paco Téllez)

Durante 2006 y 2007 he estado en un taller municipal de creación literaria del ayuntamiento de Madrid. He escrito sobre todo prosa pero, en cuanto que podía, me deslizaba hasta mi querida poesía. Este poema que aquí os dejo es una muestra, el ejercicio consistía en que tenía que describir un paisaje, pueblo, ciudad, barrio, terrestre o extraterrestre, daba igual. Yo me salí por la tangente y me imaginé a María Magdalena recitando estos versos después de ver a Cristo resucitado.
Espero que os guste.
Paco Téllez.

Me pidieron que hablara de un paisaje
de una ciudad o de un lugar cualquiera
y de tres razones que su existencia distinguieran
Me pidieron que hablara de tus manos
aunque aun ellos ni siquiera lo supieran.
Porque tus manos son paisaje
acantilado, valle, cordillera,
pueblo, posada, castillo y ciudadela
de tantos colores, formas y texturas
que mi alma late desbocada
intentando expresar lo que sintiera.
Porque tus manos son mi esencia
lo que veo, toco, huelo, oigo, como y
lo que podría desear si no existiera.
Porque tus manos son alas de paloma
que en mis labios sin nombrarte ya aletean
Porque tus manos son los cuencos
donde calmo la sed de mi tristeza.
Porque tus manos son las nubes
donde mis sueños prohibidos vuelan.
Porque tus manos son rocío.
lluvia de paz que a mi piel sosiega.
Porque tus manos son los ríos
y mis dedos el mar que les espera.
Porque tus manos son mis ojos
cuando no veo más allá de la ceguera
de no querer que te me marches
mi Señor, mi amor, mi vida entera.
Porque no veo tus nudillos descarnados.
desgarrados por la piedra y por la arena.
Porque no veo el hueco de los clavos
atravesando tu carne en la madera
cuando subiste al monte del calvario
para redimir al mundo con tu entrega.
Que me perdonen quienes preguntaron
porque a medias dejo mi repuesta.
Debería mi Señor dar tres razones
de algo que de tus manos más convenza
pero se me antoja inútil discusión
porque son tantas las que hoy yo diera,
que no hay primera, ni segunda, ni tercera
pues en todas estás tú, mi dulce amor
y en todas estarás, mi luz eterna.

Abrecartas, 3 de Marzo de 2008.

Escrito por Paco Téllez, otro excelente amigo y poeta cuya poesía siempre me ha encantado y que sé que no se enfadará por haberle “robado” este último poema que ha publicado en “Nuevo Abrecartas”.
Gracias Paco.

lunes, 3 de marzo de 2008

Los pajes de las palabras – (Escrito por Charli)

En esta tarde lluviosa de desidia y aburrimiento he decidido abrir de nuevo la puerta del Pozo de las Letras. He bajado lentamente, a oscuras y en silencio, intentando sustraerme al hedor turbio de los lugares cerrados por tanto tiempo. Con mucho esfuerzo, he llegado a un camino con el que comparto recuerdos, soledades y sonidos del viento cálido del verano al acariciar las agujas de los pinos. Una luz se ha ido encendiendo, muy poco a poco, de forma muy tenue. Allá, en lo más profundo del pozo de las letras, donde todas se revuelven para formar palabras nuevas, allí donde las manos infinitas de las musas juegan a mezclar las atormentadas frases en un interminable movimiento de dominó. De allá, ya digo, del lugar donde apenas llegó nunca la tinta, comenzó a llegar un levísimo aroma a pinar caliente de sol. Cuatro pajes invisibles colocaron, una tras otra, en un orden incierto, diez o doce palabras que se convirtieron en versos. He sonreído al verlo como sonrío ahora al contártelo. Comencé a jugar con ellos. Les cambié las palabras de sitio, conté sílabas y les borré uno de los versos. De repente, sin darme cuenta, observé que mis dedos recorrían el teclado y que era capaz de ordenar las palabras más rápido que ellos. Hemos empezado entonces un macabro juego que consistía en que yo mataba rápidamente las palabras que ellos colocaban desordenadas en la pantalla. Cambiaba continuamente sus palabras, ya muertas, por aquellas que primero llegaban a la punta de los dedos. En un momento dado noté cómo muchas de ellas presionaban contra la yemas, intentando salir las primeras. La sonrisa se fue ampliando en la cara al comprobar que los jodidos Pajes de Palabra iban perdiendo el interés por un juego que, manifiestamente, estaban perdiendo. Tan rápido como había llegado, desaparecieron, debieron descender de nuevo a sus abismos de tinta negra y se perdieron disueltos en ella.
De repente el miedo. Los pajes se han ido, me han dejado solo con todas las palabras tiradas sobre el descansillo de la escala que baja al pozo. Las suyas, y las mías que ya no empujan para salir, sino que se hacen las remolonas deslizándose por las uñas. Una vez más me han engañado y, cuando yo creía tenerlas a mi lado, han jugado conmigo entremetiéndose por los entresijos de este teclado lleno de polvo, escondiéndose bajo cada una de las teclas negras que también me miran con desprecio, despacio y en silencio. Asoman las palabras por los borden inferiores y lentamente se van desvaneciendo en un ejercicio injurioso de abandono traidor, sumergidas probablemente de nuevo en su pozo de tinta inerte.
Realmente no tiene importancia lo pasado, lo que ni duendes ni palabras podrán quitarme nunca, es la cantidad de caminos que acompañan mi vida. Caminos que fueron, que son, han de ser y también los que nunca han sido. Todos ellos son para siempre míos. Cada rayo de sol cálido, cada sombra de un árbol frondoso, cada nebulosa de luna vista en alta mar, cada amanecer encendido de rojo que ha llenado mis ojos, cada una de esas cosas y muchas más, aunque no sean traducidas a palabras, siempre estarán a mi lado. Siempre encontraré en ellas refugio, calma y reflejos nuevos. Malo será que, con todo ello, no seamos capaces de emborronar dos o tres resmas de folios más.
Cierro de nuevo por hoy la puerta, pero me doy palabra de honor de volver a abrirla en cuanto el primero de mis otros caminos asome a un minuto cualquiera.

Santander, a 29 de Febrero de 2.008

Escrito por Charli un excelente amigo y, para mí un gran prosista, al que agradezco su deferencia por permitirme publicar este escrito que él a su vez ha publicado en “Nuevo Abrecartas” .
Gracias Charli.

domingo, 2 de marzo de 2008

"Rasposa"

Hay días en los que uno está que salta por cualquier “quítame allá esas pajas”. Vamos que te saludan diciéndote: ¡Hola!, ¿cómo estás? y tu vas y saltas escopetado... ¡Pues anda que tú!...
La cuestión es que si te das cuenta de que tienes el día así, al menos trates de controlarte y no explotar porque el vecino de la casa de enfrente encienda una cerilla.
Hoy me he despertado así y creo que he conseguido controlarme aunque tengo que reconocer que tal vez lo he intentado demasiado tarde y, es posible, que antes de conseguirlo haya estado un tanto “rasposa”.
Lo siento por quien haya tenido que sufrirme.

sábado, 1 de marzo de 2008

Despropósito

La brisa amenaza al huracán,
es la calma la que detiene al viento,
un rayo de sol es sombra en la noche
y el mañana detiene su tiempo.

Y me siento Diente de león,
cada un yo busca su destino incierto,
más firme cuanto más me rompo
más segura cuanto más me pierdo.

Y me baño los pies en el desierto
y los seco con el agua de la mar,
me levanto antes de haber caído
y me caigo antes de tropezar.

Y las estrellas apago una a una
para que así, alumbre la oscuridad,
dejando que mi alma descanse
arropada en la sonrisa de la luna.