martes, 11 de marzo de 2008

Hoy

Un cielo gris.
Arrecia viento y lluvia,
frío en el alma.

6 comentarios:

Rayco dijo...

Espero que no sea por el temporal...

Julia dijo...

Los temporales, las tormentas suelen ser algo pasajero. Lo único que se puede hacer es refugiarse (si es posible) y esperar a que llegue la calma.

charli dijo...

También es cierto que otras veces, un cielo gris, cuando más arrecia la lluvia y el viento, hace que notemos el alma más caliente; hace que afloren hermosas sensaciones íntimas que, si las dejamos, dan lugar a obras literarias tan íntimas que quien las lee entra con nosotros en la calidez de ese ¿alma? Común que siempre nos ronda.
Tal vez, y una vez más, todo dependa del cristal a través del que se mire.

Julia dijo...

¡Sí señor!, tienes mucha razón. Todo depende del cristal a través del que se mire.
Por eso me alegra leer que hay momentos en los que sientes que los ventanales de tu alma tienen cristales de colores que te acercan a ese paisaje de sentimientos íntimamente cálidos y confortables.
Sentimientos que mas tarde eres capaz de compartir con todos nosotros en tus escritos.

Rayco dijo...

Hace unos días que no actualizas, espero que estés bien.

De momento te dejé un regalito en el blog, por si quieres recogerlo.

Julia dijo...

Gracias Rayco por tu interés, estoy bien sólo que un poco “Plofff” pero tu comentario como que me ha animado un poquillo.
Me encanta el regalito. Nunca pensé que nadie me diera un premio por esto y por supuesto que lo recojo y lo podré aquí.
Muchas gracias.