martes, 4 de marzo de 2008

Me pidieron que hablara de un paisaje – (Escrito por Paco Téllez)

Durante 2006 y 2007 he estado en un taller municipal de creación literaria del ayuntamiento de Madrid. He escrito sobre todo prosa pero, en cuanto que podía, me deslizaba hasta mi querida poesía. Este poema que aquí os dejo es una muestra, el ejercicio consistía en que tenía que describir un paisaje, pueblo, ciudad, barrio, terrestre o extraterrestre, daba igual. Yo me salí por la tangente y me imaginé a María Magdalena recitando estos versos después de ver a Cristo resucitado.
Espero que os guste.
Paco Téllez.

Me pidieron que hablara de un paisaje
de una ciudad o de un lugar cualquiera
y de tres razones que su existencia distinguieran
Me pidieron que hablara de tus manos
aunque aun ellos ni siquiera lo supieran.
Porque tus manos son paisaje
acantilado, valle, cordillera,
pueblo, posada, castillo y ciudadela
de tantos colores, formas y texturas
que mi alma late desbocada
intentando expresar lo que sintiera.
Porque tus manos son mi esencia
lo que veo, toco, huelo, oigo, como y
lo que podría desear si no existiera.
Porque tus manos son alas de paloma
que en mis labios sin nombrarte ya aletean
Porque tus manos son los cuencos
donde calmo la sed de mi tristeza.
Porque tus manos son las nubes
donde mis sueños prohibidos vuelan.
Porque tus manos son rocío.
lluvia de paz que a mi piel sosiega.
Porque tus manos son los ríos
y mis dedos el mar que les espera.
Porque tus manos son mis ojos
cuando no veo más allá de la ceguera
de no querer que te me marches
mi Señor, mi amor, mi vida entera.
Porque no veo tus nudillos descarnados.
desgarrados por la piedra y por la arena.
Porque no veo el hueco de los clavos
atravesando tu carne en la madera
cuando subiste al monte del calvario
para redimir al mundo con tu entrega.
Que me perdonen quienes preguntaron
porque a medias dejo mi repuesta.
Debería mi Señor dar tres razones
de algo que de tus manos más convenza
pero se me antoja inútil discusión
porque son tantas las que hoy yo diera,
que no hay primera, ni segunda, ni tercera
pues en todas estás tú, mi dulce amor
y en todas estarás, mi luz eterna.

Abrecartas, 3 de Marzo de 2008.

Escrito por Paco Téllez, otro excelente amigo y poeta cuya poesía siempre me ha encantado y que sé que no se enfadará por haberle “robado” este último poema que ha publicado en “Nuevo Abrecartas”.
Gracias Paco.

3 comentarios:

Rayco dijo...

No me quedó claro si a tu amigo le gustaron sus manos... ;-)

es bueno!

Julia dijo...

Rayco, de nuevo gracias por tu visita y por decir que el poema te pareció bueno.
En cuanto a tu pregunta creo que debe ser el autor quién resuelva tus dudas.

Otro saludo.

paco tellez dijo...

Querida Julia. Tu jamás me "robarás" nada porque tu tienes, porque yo te la di hace mucho tiempo, una copia de la llave donde guardo toda mi prosa y toda mi poesía. Es un honor y un orgullo aparecer en tu blog.
Gracias Rayco por decir que es bueno el poema pero tu pregunta no la entiendo muy bien, ya que todas la palabras, de amor carnal y divino, las pongo en los labios de María Magdalena, no soy yo quien siente y habla, es ella.