viernes, 7 de marzo de 2008

Ni tan siguiera yo...

Estos últimos días mi cabeza es un completo desorden. Un desorden que me siento incapaz de ordenar.
Es como esos desvanes en los que sabes que has guardado algo pero que están tan repletos, tan revueltos que tratas de olvidar lo que fuiste a buscar y, al final, la emprendes con quien sea...
Ni tan siguiera sé que escribir, por eso escribo que no me siento capaz de hacerlo.
No, creo que sería más correcto decir que no escribo porque cualquier cosa que escribiera resultaría terriblemente incoherente o tan coherente para mí que resultaría incomprensible para el resto.
¿Os dais cuenta?... Totalmente fuera de lugar.

4 comentarios:

Rayco dijo...

Bueno, eso es espontáneo

Julia dijo...

Gracias Rayco. Una bonita forma de llamarlo.
A propósito, no te he comentado porque, aunque no te lo creas, no se me ocurren ocho cosas.

charli dijo...

Bueno, tampoco te creas exclusiva por eso. Muchas veces me ha llamado la atención que alguien entienda, o diga entender, mis incoherencias. Palabra de honor que muchas veces me ha sorprendido; tal vez no sea tan incoherente la situación como le parece al interesado. Es posible que lo que le pase es que, en ese momento, no es capaz de distinguir su propia coherencia y necesita la ayuda de un poquito de tiempo.

Julia dijo...

Pero, ¡Por favor... ¡Por favor!...
A quién se le ocurre que yo me pueda creer exclusiva en nada... Normalita, sin más pretensiones.
Sería horrible ser una pieza en exclusiva y acabar dentro de una urna expuesta al público.
Ahora en serio. Tú tampoco eres el único que se sorprende de que le entiendan algunas veces, yo muchas veces me sorprendo de que alguien sea capaz de hacerlo a pesar de sentirme de lo más normalita...