domingo, 2 de marzo de 2008

"Rasposa"

Hay días en los que uno está que salta por cualquier “quítame allá esas pajas”. Vamos que te saludan diciéndote: ¡Hola!, ¿cómo estás? y tu vas y saltas escopetado... ¡Pues anda que tú!...
La cuestión es que si te das cuenta de que tienes el día así, al menos trates de controlarte y no explotar porque el vecino de la casa de enfrente encienda una cerilla.
Hoy me he despertado así y creo que he conseguido controlarme aunque tengo que reconocer que tal vez lo he intentado demasiado tarde y, es posible, que antes de conseguirlo haya estado un tanto “rasposa”.
Lo siento por quien haya tenido que sufrirme.

2 comentarios:

paco tellez dijo...

Depués de leer tu increible poema "Despropósito" es dificil imaginarte rasposa... aunque puede ser que tu enorme ternura la hayas convertido hoy en lija del siete (el poema te lo comentaré con calma, es realmente precioso).
Somos humanos y no todos los dias nos levantamos con el mismo humor y, lo peor, es que a veces no sabemos porque estamos esquivos, huraños, antipáticos, etc, etc, etc.... lo que sí es cierto es que, en esos dias, pagan justos por pecadores.
Cuando estoy así sé que he de contar hasta mil. respirar hondo para no meter la pata, no levantar la voz... pero luego me doy cuenta de que debería haber contado hasta diez mil, de que en los pulmones me cabe menos aire del que imaginaba y de que tengo la garganta ronca de tanto gritar.

Un beso de otro rasposo

Julia dijo...

Gracias Paco pero soy consciente de lo “rasposa” que puedo llegar a ser y lo siento. Cuando estoy así de verdad que lo siento porque reconozco que la lija del siete tal vez sea suave comparada conmigo.
Que conste que no tengo la más remota idea de qué lija es la que más rasca pero si existe otra más fuerte seguro que también la supero.
Menos mal que después de la tempestad siempre llega la calma y por suerte hay más días de calma que de tempestad.

Un beso.