viernes, 4 de abril de 2008

Siento

Dejo mis pies hundirse en la arena,
que mis ojos se confundan con la noche,
respiro profundamente, me dejo llenar
de ese aire que me envuelve y me relaja,
ese aire que tiene olor de arena y sal.

Quiero que mi pensamiento no piense,
dejo a mis sentidos sentir en silencio
y arrullándome con el rumor del mar,
me dejo arropar lentamente por la noche,
por la luna, por la arena, por la brisa,
por esa belleza que embarga mi soledad.

Abro de par en par el corazón y los brazos,
me uno al silencio y a la oscuridad,
abandono por un momento mi cuerpo,
dejo volar mi alma en la inmensidad.

Siento paz, ahora soy un grano de arena,
deseo ser una gota en el infinito mar,
soy un soplo ligero del viento que llega,
me fundo con la noche y sus estrellas,
me siento libre dentro de la libertad.

21 Marzo 2003

4 comentarios:

Rayco dijo...

Nunca dejes que el mar te lleve, te lo digo yo que lo conozco un poco. La marea es el mayor canto de sirena que podrás encontrar.

Julia dijo...

Rayco, ahora que nadie puede escucharnos voy a contarte un secreto.
Tengo dos grandes... ¿amores?..., ¿pasiones?... ¿debilidades?... que son: la Luna y la Mar.
Lo siento, no puedo evitarlo, ambas me encantan.

Rayco dijo...

Yo soy muy de mar jajaja. Tampoco es tan inusual ni tan secreto

Julia dijo...

Jajajaja.
Ya ves, en cambio yo soy de tierra a dentro y aunque tengo muy lejos la mar, la sueño así que, me conformo con mirar mi Luna a diario y esperar pacientemente para volver a ver la mar.