jueves, 17 de abril de 2008

Unos días de ausencia

Siento haber faltado a la cita durante unos días. No ha sido falta de interés, ha sido falta de ánimo.
Un período de casi quince días de obligada inactividad laboral consigue que el cuerpo se relaje y la cabeza se descontrole.
Cuando esto sucede, es más fácil que el cuerpo vuelva a su cauce normal que el que la cabeza se vuelva a meter de nuevo “en vereda”.
A pesar de que desde hace unos días mi actividad ha vuelto a ser lo que era, mejor dicho, “se ha superado a si misma” y lo escribo entre comillado porque la incorporación ha sido un desastre total, hoy tampoco tengo nada interesante que contar, (suponiendo que alguna vez lo que haya escrito resultara interesante para alguien), pero no podía dejar pasar ni un día más sin que este pequeño espacio se pusiera “al día”.
Únicamente decir que, durante este período, he tenido tanto tiempo para meditar, pensar, sopesar, controlar, revisar, recordar, revivir, descontrolarme y cualquier otro calificativo que se os pueda ocurrir sobre el tema que, tengo tal “cacao mental”, que mi mente hace agua por todas partes.
Me imagino que, poco a poco iré volviendo a la normalidad. Si no es así, lo que ocurrirá es que estaré durante un tiempo un poco más “locuela” de lo habitual pero, palabrita que, aunque sea lentamente, volveré a ser la de siempre.
Buenas noches a todos.

2 comentarios:

Rayco dijo...

Bueno, no te preocupes.

Aquí te esperamos.

Julia dijo...

Muchas gracias Rayco, siempre resulta agradable saber que alguien te espera.