jueves, 1 de mayo de 2008

Al final del día

Ha bajado la temperatura y la noche es más oscura porque la Luna continúa con el afán de ocultarnos su cara.
Se siente el silencio y los pensamientos se van acomodando en lugares no siempre gratos.
La casa está solitaria y el dormitorio es una tentación y una amenaza.
Mañana sonará el despertador y, como cada día, empezaré la rutina apagándolo.
Buenas noches.

4 comentarios:

charli dijo...

Algunas veces vuelvo a arrimarme al fuego de tu hogar, aunque ni siquiera diga una palabra.
Buenas noches, que descanses hoy también.

Rayco dijo...

Creo que no hubo puente... vaya, lo lamento.

Julia dijo...

Sabes que no hace falta que digas una palabra.
La puerta siempre se encuentra abierta y el fuego no de mi hogar, si no del hogar de todos los amigos, siempre estará encendido.
Que descanses amigo Charli.

Julia dijo...

No, no hubo puente, eso es lo que tiene el tener compañeros que son de fuera de la ciudad que, si no se tiene ningún plan extraordinario, piensas que es mejor que el puente lo disfruten ellos.