jueves, 22 de mayo de 2008

Amistad

Siempre he pensado que es bueno abrirse, entregarse cuando existe una AMISTAD.
He escrito la palabra AMISTAD con mayúsculas porque existen personas con las que uno se siente así: Amigo, con mayúsculas.
Se puede charlar de todo, ser completamente transparente, contar tus penas tus alegrías, tus vivencias y a la vez saber escuchar sus penas, sus alegrías, sus vivencias.
El saber que existe esa Amistad que poco a poco se ha ido afianzando con el paso del tiempo hasta llegar a una total y absoluta confianza, un total y absoluto respeto, una total y absoluta entrega por ambas partes es algo muy importante.
Lo malo de sentir esa incomparable Amistad es cuando en un momento determinado te sientes defraudado al sentir esa falta de respeto que supone dejar al descubierta parte de la intimidad que, basada en esa Amistad, compartiste.
Es posible que esa falta no sea algo tan terrible pero si lo es el sentirte vulnerable en sus manos.
El sentir que parte de tu intimidad se ha aireado, sin ninguna maldad, por supuesto pero que, en un segundo, se ha perdido gran parte de esa confianza, de ese respeto que creías merecer para la otra persona durante años.
Cuesta reconocerlo pero esas cosas suceden y es en esos momentos cuando te das cuenta de lo frágil que puede ser eso que creías tenía tanta fuerza, tanto valor y eso, duele, vaya si duele.
Así me he sentido, dolida, vulnerable, triste...
Sí, creo que mi sentimiento más profundo es el de la tristeza, no sólo por mí, si no también por la otra persona, ya que son muchos años de confianza los que pueden perderse con muy pocas palabras.
Amigos, lamento que éste no sea un escrito ni alegre ni esperanzador, pero es que hoy no me siento ni alegre ni esperanzada.
Buenas noches.

7 comentarios:

paco tellez dijo...

La amistad (del latín amicus; amigo, que posiblemente se derivó de amore; amar. Aunque se dice también que amigo proviene del griego a; sin y ego; yo, entonces amigo significaría "sin mi yo", con lo cual se considera a un amigo como al otro yo)... así empieza Wikipedia definiendo amistad y, en lo que a mí respecta, me quedo con su supuesto origen griego. Para mí la AMISTAD es un sentimiento sagrado porque se debe sentir devoción y respeto por la otra persona... mancillar al amigo es mancillarse uno mismo... el amigo es nuestra imagen corregida en el espejo.
AMISTAD no se puede escribir en minúsculas aunque normalmente así se escribe, es muy dificil escribirle y sentirla con mayúsculas, por eso es tan dificil tener AMIGOS.
Siento que te hayan hecho daño, que hayan herido tu alma y defraudado a tu corazón. Sé lo que significa para tí la AMISTAD y me duele profundamente que otros hayan pisoteado y violado tus emociones.

Ahora, en la noche, busco la Luna, no la encuentro pero sé que está, siento su magia, me acurruco entre sus invisibles alas de plata y le susurro muy bajito ¡gracias por existir! tu siempres estarás a mi lado

Julia dijo...

Gracias AMIGO mío.
Creo que en ese aspecto soy una persona con mucha suerte, porque de verdad siento que tengo AMIGOS, con mayúscula y eso para mí es algo muy importante.
No te preocupes, estas cosas tienen su tiempo, es como cuando sufres una quemadura.
En el momento sientes un dolor intenso, profundo. Después en algunas ocasiones se inflama y surge la ampolla, aunque por suerte la mayoría de las veces se intenta poner remedio antes de que esto suceda y lo único que queda es una cicatriz dolorosa durante los primeros días, luego el dolor va cediendo hasta desaparecer y sólo queda esa marca oscura que poco a poco va se va difuminando aunque en ocasiones nunca llega a desaparecer del todo.
Anoche, fui yo la que se ocultó ante la Luna. No me sentía con ánimos para mirarle a la cara y decirle... ¡No pasa nada!, porque eso hubiera sido mentir y a ella, a mi Gran AMIGA nunca le mentiré.
Gracias de nuevo Paco por estar siempre ahí, sobre todo en esos momentos en los que uno no se siente todo lo bien que desearía.

charli dijo...

Bueno, como siempre, llego de lejos, a destiempo, no me entero de nada pero llego que finalmente será lo que importa. Siempre procuro estar al otro lado del teléfono por si alguien tuviese necesidad de mí. No sé definir muy bien la amistad y creo que me da igual cómo se escriba. Para mí sólo es un sentimiento profundo, más duradero que el amor, tal vez por menos complicado, e imprescindible para seguir viviendo de forma que merezca la pena.
No puedo imaginarme el mundo sin los pocos amigos que tengo (en realidad son muchísimos)y estoy seguro que me sería muy difícil vivir sin ellos. Casi nunca los veo, casi nunca les oigo pero SIEMPRE están ahí y SIEMPRE procuro estar ahí. Jamás uno de ellos me ha defraudado y procuraré no dejarme defraudar por ninguno. En realidad creo que quiero tanto a mis amigos que soy incapaz de sentirme defraudado por ellos ya que todo lo que hagan, es automáticamente perdonado y olvidado. Si no puede ser así, habría que olvidar al amigo y borrarlo del presente y del futuro. También habría que arrancarlo del pasado y habría que olvidar su existencia. Como nunca me ha pasado, sólo hablo teorizando. Si con alguien puedo ser un niño, es con mis amigos, de tal forma que, cuando nos encontramos en la calle, no me sale darles caballerosamente la mano, ni dos palmadas de hombre en la espalda. Esté donde esté, les doy un abrazo y un beso o dos. No me importa si se rozan bigotes ni si se enredan barbas. Como cuando éramos niños, lo que me sale del alma es un beso y un abrazo. En ocasiones, miras alrededor y notas que hay gente que se extraña de ese comportamiento entre hombres (hechos y derechos)con ya una acusada "adultez".
Me importa un huevo en esos caso lo que los señores televidentes, viandantes y "viescuchantes", puedan pensar. No sé si es con mayúsculas o minúsculas, pero lo que sí sé es que la amistad se escribe con más amistad.


Amiga Julia y amigo Paco, me he permitido expresar una opinión, en función del sentimiento que me produce la amistad, desde mi experiencia propia. Ni sé hacerlo de otra forma, ni suele ser mi estilo dar consejos o similares.

P.D.Siempre es un placer acogerse al hogar y más aún si la compañía es la vuestra.

paco tellez dijo...

Querido amigo Charli, la amistad o AMISTAD o AmIsTAd , como queramos escribirlo, es un hermosísimo y profundo sentimiento, para mí, tan complicado como el amor... A mi si me ha defraudado gente a la que he perdonado una y mil veces más como yo, supongo, habré defraudado.
Este tema es tan apasionante que me gustaria que pudieramos dialogar sobre él de forma real, quiero decir físicamente real, delante de unos cafés, unos refrescos o unas cervezas, en plena armonía de esa amistad que, como tu muy hermosamente dices, se escribre con más amistad.

Un abrazo

Julia dijo...

Eres una persona muy afortunada amigo Charli por tener muchísimos amigos, yo tengo muchísimos conocidos a los que, digamos por costumbre se les llama amigos y bueno, en el fondo un poco lo son.
Son esos amigos a los que, como tú dices les encuentras en la calle y les saludas con un beso, un abrazo pero no a todos ellos les puedes abrir tu corazón ni ellos te abren el suyo.
Esos, exactamente esos a los que les puedes contar todo lo que te ocurre, esos que saben te pueden contar todos sus problemas y todas sus alegrías, esos que sabes siempre vas a encontrar cuando los necesiten y para los que siempre vas a estar, esos son los que yo llamo AMIGOS.
Ya ves, insisto en las mayúsculas, porque AMIGOS así, no tengo muchísimos, ni mucho menos, podría decir que tengo pocos para los que me gustaría tener.
Por supuesto que perdonas muchas cosas. Las perdonas una y otra y otra vez hasta que un día te das cuenta de que tu estas escribiendo amistad con amistad pero no estás recibiendo lo mismo y es entonces cuando, repito, te das cuenta también de que tu mejor amigo eres tú y que si te quieres como amigo y te respetas no puedes consentir más que te engañen, te defrauden y pisoteen eso que para ti es tan importante, la AMISTAD.
Entonces “tomas el toro por los cuernos” y decides que ¡ya está bien! y dejas de mantener tu sola esa llamada amistad y es entonces cuando te conviertes en la “mala de la película”.
Por suerte, eso no ocurre frecuentemente dentro de mis AMIGOS, por eso, cuando ocurre hace que me sienta mal y que me sienta triste tanto por mí como por la otra persona.
Tal vez pueda parecer egoísta mi postura pero tú has definido muy bien lo que es amistad y cuando alguien deja de escribir en ella, lo mejor es evitar que te vuelvan a defraudar.
Pero ya ves, yo también me siento afortunada porque sé que tengo magníficos AMIGOS, tanto los que conozco personalmente como a los que no conozco nada más que por este medio y aquí y ahora me siento no sólo afortunada si no también feliz porque estoy compartiendo de nuevo un sitio con vosotros mis AMIGOS.
Siempre es un placer compartir contigo, mejor dicho con vosotros AMIGOS nuestro hogar.

Julia dijo...

Ehhhhh Paco, Charli, si alguna vez decidís mantener una charla sobre la AMISTAD-amistad-AmIsTaD o como queráis escribirlo, de forma personal alrededor de una mesa y tomándonos lo que sea, no os olvidéis de invitarme que yo me apunto, es más, me encantaría.
Bueno, de eso o de cualquier otra cosa porque para reunirnos y pasar un rato maravilloso, no importa el tema de conversación, lo importante sería poder estar juntos.
Un beso para ambos

charli dijo...

Tal vez haya expresado de forma equívoca el adverbio "muchísimos". En realidad significa CINCO, cantidad que a mí me parece "muchísimos" aplicado a amigos. Las cenizas del sexto hace tiempo que vuelan por el circuito de Cheste, en su Valencia natal, pero queda su: "Hey amigo, ché ¿cómo estás?".

Efectivamente amiga Julia, conocidos y algo más, también por suerte, podría contar casi "una infinidad", claro que una infinidad en este ámbito tampoco son 100 ó 200, sino algunos menos.

Permitirme ambos estas puntualizaciones, no vaya a dar una impresión equívoca. Tener un número de amigos excesivamente alto, además de mentira, me parece un verdadero insulto para los de verdad.

Respecto a esa reunión, "in person", sólo se esperan proposiciones razonablemente posibles. Ya sabes que, si dos veces he pasado por tu ciudad, Julia, las dos me he acordado de tí. De tí, amigo Paco, sólo sé que vives en ese pueblo tan grande de por el centro.

En fin que a mí también me encantaría esa conversación "en vertical" que se dice en el ambiente radiotelefónico.