martes, 3 de junio de 2008

Carta para Julia.

Cuando empecé este Blog lo hice pensando que fuera como una serie de cartas tanto personales como dirigidas a otras personas.
Esa fue mi primera idea. Mas tarde publiqué poemas y escritos tanto de amigos como míos propios.
Poco a poco este Blog no voy a decir que perdió su esencia, porque en él escribí muchos de mis pensamientos o, por decirlo de otra manera de mis sentimientos, pero intenté que en él también tuvieran cabida algunos de los sentimientos y pensamientos de mis amigos y eso formó parte de la trayectoria de este Blog.
Hoy quisiera que, este pequeño refugio, que esta pequeña casa volviera a ser aunque fuera por un día, hoy, para lo que en su principio fue concebida, como unas cartas tanto para los demás como para Julia...

Mi querida Julia:
Llevamos muchos años compartiéndolo todo, alegrías, tristezas, esperanzas, ilusiones, decepciones, pesares..., en fin..., todo.
Pero existen cosas que no podemos compartir y tú lo sabes. No podemos ser dos yo, porque, entonces, una de nosotras se desprendería de nuestra unidad y eso sería algo terrible porque dejaríamos de ser una para convertirnos en una y su sombra.
Yo no quiero ser tu sombra y tú, tú tampoco deseas ser la mía.
Ambas debemos permanecer unidas aunque para ello una de las dos se rompa y eso resulte doloroso..., vaya si resulta doloroso pero así debe ser.
Todo en esta vida tiene un principio y, por lógica, tiene un final y, una de nosotras debe aceptar ese final para convertirse de nuevo en una unidad, en nuestra unidad.
Por eso querida amiga y, como a ti te gusta, dentro de la noche, vamos a desnudarnos, a aceptarnos dentro de nuestras flaquezas, de nuestras debilidades, y así, reencontrar nuestro camino unidas, regresando a nuestra única personalidad pero guardando como un preciado tesoro dentro de nuestros yo, aquello que durante un tiempo nos hizo revivir.
Mi querida amiga, lo único que puedo decirte es... no te rompas... ¡Continúa viva!.

No hay comentarios: