domingo, 8 de junio de 2008

Frío

Parece mentira que estemos a ocho de Junio...
Hace frío, aunque quizá la sensación de frío sea mayor que lo que realmente marca el termómetro porque el cuerpo ya está necesitando del calor y de la clara luz del Sol de Junio.
Hace frío y creo que también hay momentos en los que sentimos más esa sensación cuando en nuestro corazón se ha acomodado un viento desapacible.
Buenas noches y buen inicio de semana.

6 comentarios:

paco tellez dijo...

Querida Julia, tu escrito me ha inspirado estos versos:

40º a la sombra y tengo frio.
Quema el asfalto y tengo frio.
No estás tú y tengo frio.
Siento calambres en el alma
y mis sueños cuelgan congelados
desde el tejado de mi tristeza.
Quiero nombrarte en la ventisca
pero mis labios se amortajan de amargura.
Y se hielan mis besos en el aire
porque, al saber que no estas tú
yo tengo frio.

Un beso

AiLeoN dijo...

Es peor el frío de los latidos del corazón que el frío que acaricia la piel...

Mucho peor...

Un saludo Julia,
Aileon

Julia dijo...

Querido amigo.
El saber que mi escrito te ha inspirado estos versos tan llenos de sentimiento, tal llenos de.. Paco, no sólo me ha emocionado si no que me han llenado de alegría.
Emoción y alegría porque mis letras se sienten arropadas por tu poema.

Un beso y, por favor, no dejes de escribir.

Julia dijo...

Sí Aileón, es mucho peor ese frío porque nos inunda de tristeza, de melancolía, nos abate y nos produce un inmenso desanimo.

Un saludo Aileon.

charli dijo...

Nada más fugaz que el viento. Desapacible o cálido, el viento ya nace pasando y perdiéndose en la distancia y, aunque a veces la distancia quede muy lejos, nunca lo estará tanto como nuestro más cercano horizonte.
El viento frío tesa mejor las velas, nos resguarda del sueño en la noche y, finalmente, nos hace gozar mucho más del calor del más mínimo abrigo.
Tampoco es tan importante el viento frío.

Julia dijo...

Te doy la razón, nada más fugaz que el viento.
Lo que sucede es que algunas veces, ese viento que llega y se marcha nos deja huellas que ciertamente llegan a difuminarse pero en ocasiones tardan en desaparecer y algunas veces nunca lo hacen del todo.
En lo que no te doy la razón es en que digas que tampoco es importante el viento. Lo es y mucho y, si no, pregúntale a las velas de los barcos, a las cometas, a las semillas, a las nubes, a los pájaros, a las hojas que caen de los árboles, a...
En fin, creo que sí es importante ya sea frío, cálido y muy caluroso.