domingo, 15 de junio de 2008

Las plantas

Me encantan las plantas aunque, son tantas las que tengo en casa que algunas veces siento que me invaden.
Sabía que son sensibles a los cuidados, a la música que escuchas a como las tocas mientras limpias sus hojas pero cuando realmente me di cuenta de que podían sentir fue al poco de morir mi padre.
Siempre he tenido la casa llena de plantas pero había una en especial a la que mi padre tenía mucho cariño.
Él se encargaba de cuidarla todos los días cuando llegaba a mi casa. Hablaba con ella mientras la regaba, la limpiaba las hojas o la guiaba a través de la pared, en resumen, era su planta favorita.
Sé que puede parecer una tontería pero esa planta crecía y estaba mucho más bonita que cualquiera de las otras que había en el salón.
Cuando mi padre murió yo seguí cuidando su planta como él lo hacía pero me daba cuenta que cada día perdía varias hojas hasta que llego un momento en el que sólo quedó un enorme tallo sujeto a la pared. Finalmente, un día, se secó por completo sin que yo pudiera hacer nada.
Es posible que fuera una casualidad, una corriente que la perjudicó como más de una vez me dijeron aunque siempre he pensado que la planta de mi padre se secó porque le faltaba él.
Algo así está pasando en estos últimos días. Las cuido como siempre, las protejo del sol que puede quemarlas a través de los cristales pero, las noto tristes.
Sus flores se abren aunque duran muy poco y algunas de sus hojas amarillean y se secan rápidamente.
No tengo ninguna duda, las plantas realmente sienten...

2 comentarios:

AiLeoN dijo...

¿Significa eso que estás triste y ellas lo notan? o ¿qué tú estás triste y las notas raras a ellas?

Espero que sea casualidad, aunque estoy de acuerdo contigo que las plantas sienten mucho más de lo que nos imaginamos. Eso seguro, y por lo que nos cuentas, querida Julia, mucho más...

Yo es que tengo mala suerte, o no las cuido como se merecen. Las pocas plantas que he tenido se me han muerto...Así que, a las pobres ya no las hago sufrir... Será que no hablo el mismo idioma que ellas...

Bromas a parte, espero que tus plantas brillen de nuevo con luz propia...

Un beso!

Julia dijo...

No Aileon, no es tristeza. No me siento triste, simplemente me siento diferente y creo que mis queridas plantas notan ese cambio.
Supongo que ellas o yo acabaremos acostumbrándonos a esas pequeñas “modificaciones” aunque... nos cuesten algunas hojas cuantas flores efímeras.
Un beso y... bueno, tampoco te preocupes. No todo el mundo consigue plantas al igual que no todo el mundo consigue lo que tú consigues.
Un beso.

Julia.