jueves, 3 de julio de 2008

Mariposas negras

No me gusta. Hay ocasiones en los que sin saber porqué y ante una situación o una conversación determinada siento una sensación extraña que no me gusta, que me hace sentir mal, inquieta.
No sabría definir muy bien que es lo que siento pero es como una especie de presentimiento que instala mariposas negras en mi estómago.
Me digo una y otra vez que es una tontería, que no debo darle más importancia que la que realmente tiene, es decir, ninguna, pero sin poderlo evitar las mariposas vuelven una y otra vez a revolotear dentro de mí intranquilizándome.
El paso del tiempo hace que en ocasiones esas mariposas se tiñan de hermosos colores, vuelen libres, alegres inundando de luz aquello que percibí oscuro.
Otras veces, esas mariposas jamás recobran su color y mueren sumidas en su profunda negrura dejándome un regusto doloroso y amargo.
Hoy quiero cerrar mi puerta a esas mariposas. No quiero comprobar si inundarán mi cielo de color o arrastrarán negras nubes pero, de momento, no lo consigo y diminutas e inexorables se van introduciendo por las rendijas de mi cerebro para crecer en mi interior desazonándome…

2 comentarios:

AiLeoN dijo...

Te podría decir infinidad de cosas, sobre el no darle más importancia de lo que realmente tienen las cosas...

Pero no lo voy hacer. ¿Sabes por qué? Me he sentido identificada con tus palabras. Aunque es duro, pero me he sentido así en numerosas ocasiones.

"""Hoy quiero cerrar mi puerta a esas mariposas. No quiero comprobar si inundarán mi cielo de color o arrastrarán negras nubes pero, de momento, no lo consigo y diminutas e inexorables se van introduciendo por las rendijas de mi cerebro para crecer en mi interior desazonándome…"""

Sin palabras. Te aplaudo, Julia!

Un abrazo

Julia dijo...

Muchas gracias Aileon.
Creo que todos sentimos ese tipo de mariposas sólo que cada uno las siente de forma diferente y lo que para unos es algo desazonador, para otros puede ser un malestar pasajero.
Por desgracia me parece que tú yo sentimos las mariposas de manera bastante semejante.
Gracias por tu aplauso y yo, a mi vez, te aplaudo a ti por saber entenderme.
Un abrazo.

Julia.