sábado, 2 de agosto de 2008

Hasta la vuelta

Ahora sí que ya estamos, como se suele decir, sobre los tacos de salida.
No es que vayan a ser muchos días pero sí los suficientes para descansar y relajarse porque lo de desconectar ya lo hice nada más salir de trabajar el viernes día veinticinco.
¿Sabéis lo que me gustaría poder hacer?, pues, me encantaría que mientras estoy tumbada al sol o a la sombra, de día o de noche, me da igual, fuera capaz de describir lo que esa paz, ese silencio tan lleno de imperceptibles sonidos me produce.
Para ello y, por si se me ocurre alguna cosilla tengo preparado un cuaderno y un lapicero para escribir a la vieja usanza.
Curiosamente siempre me ha gustado escribir con lapicero, con un lapicero que no tenga la punta muy afilada, que se deslice suavemente sobre el papel dejando esos trazos que hacen que las palabras se vean diferentes.
Sí, hoy empiezan realmente mis vacaciones, porque estos días vamos a disfrutar de ese merecido descanso en familia.
A pesar de todo debo decir que esta semana que he estado con estos días caseros, he descubierto lo que es salir a comprar sin prisas, saboreando esos momentos de charla con vecinos y comerciantes que, cuando estás trabajando, no puedes disfrutar porque siempre te falta tiempo.
En fin, sólo queda despedirme de vosotros pidiéndoos un favor: Que estéis donde estéis y hagáis lo que hagáis, procuréis ser siempre felices.
Un beso.
Julia.

9 comentarios:

paco tellez dijo...

Hola Julia y también al resto de habitantes de este refugio. He traido más leña para la chimenea. A veces, aunque haga calor, nosotros sentimos frio y yo, personalmente he comprobado, que sentándome frente al fuego que aquí hemos encendido, mi alma deja de tiritar.
Miro a mi alrededor, respiro vuestros escritos, vuestros comentarios y me relajo con ellos y en ellos, es una dulce sensación de paz... me siento en mi sillón y me dejo llevar...el viento suspira entre las hojas de los árboles cercanos o, tal vez, soy yo quien suspira ¡qué más da! lo importante es estar aquí, siempre aquí.

charli dijo...

Yo creo que ya va siendo hora de volver, tienes demasiada gente esperando.
Un beso

AiLeoN dijo...

Julia,
¿Cómo estás? ¿Y esas vacaciones?
Deseo de todo corazón que hayan sido unas vacaciones estupendas, y que hayas regresado con la maleta llena de buenos recuerdos.

Espero tener noticias tuyas.
Te mando un beso muy fuerte,
Cuídate

Julia dijo...

Buenas tardes.
En primer lugar pedir perdón por mi tardanza en responder porque, la verdad, es que no tengo ninguna excusa si no más bien todo lo contrario, ya que la tardanza ha sido por un total y absoluto desanimo para ponerme a teclear nada de nada.
Espero que me comprendáis y sepáis disculparme.
Ahora paso a responder a vuestros comentarios uno a uno.
Un beso para todos.
Julia.

Julia dijo...

Querido Paco.
No te imaginas lo feliz que me hace saber que este pequeño lugar te sirve de refugio, que te ofrece paz, que te sientes cómodo en él pero sobre todo me hace feliz comprobar que, a pesar de todo, sigues intentando que la llama que alimenta nuestras almas no se apague y para ello traes tu aportación de esa leña tan indispensable para que ese fuego siga vivo.
Gracias amigo mío por todo.
Un beso.
Julia.

Julia dijo...

Querido Charli.
Algunas veces no es tan fácil volver como cabe pensar y agradezco enormemente que me digas que tengo a muchas personas esperando aunque en el fondo sé que somos muy poquitos los que nos asomamos a este pequeñito lugar de reunión.
No quiero decir con esto que no quiera volver a este refugio que abrí con tanta ilusión si no que no soy capaz de escribir y eso ha provocado mi silencio.
Gracias amigo mío por estar siempre.
Un beso.
Julia.

Julia dijo...

Querida Noelia.
Sí, acabaron las vacaciones y en mi equipaje de vuelta hay de todo.
He leído tu Blog y aunque no haya ido comentando en él, tus entradas me han gustado mucho, como siempre, porque no pierdes esa forma tan especial de expresarte que hace que tus escritos tengan ese encanto y frescura que sabes imprimir.
Gracias por seguir visitándome.
Un beso.
Julia.

charli dijo...

Ahora soy yo el que tiene que pedir excusas por no estar nunca.
No las pediré porque, realmente, no las merezco. En ocasiones me olvido de unas partes de mi vida y sigo centrado en otras. Esta actitud se me antoja, cuando la reconozco, lo suficientemente egoísta para ser admitida como una de mis múltiples carencias.
Debo de estar haciéndome mayor y caduco cuando olvido a mis amigos y esta página durante tanto tiempo. No sé en qué pierdo el tiempo pero se me va sin sentir y sin hacer nada de provecho.
Sinceramente, lo siento querida Julia, nunca he sabido demostrar muy bien mi aprecio por la gente de forma continuada.

Julia dijo...

Veamos amigo Charli..., para nada tienes que pedir excusas y, en todo caso, no es que no merezcas pedirlas si no que lo que no merecerías es que se te perdonara pero, ya ves, no sólo te perdono si no que, repito, no tienes porque pedirlas.
Absolutamente todos tenemos nuestras prioridades, ¿que algunas veces no son las más indicadas?, puede ser, pero si en ese momento lo que hacemos consideramos que es lo más importante, pues así será.
Bueno..., mayor, lo que se dice mayor nos vamos haciendo todos, a ver... ¿Quién con el paso del tiempo se va haciendo más joven?, porque si alguien tiene esa fórmula mágica, como que me apunto a tomarla.
Ah, a lo de caduca, como que no me apunto, acabo de mirar mi fecha de caducidad y aún es de larga duración...
¡Lo sientes...!, ¡lo sientes...!, pero bueno. ¿Es que hay algo que sentir?, no, yo creo que no. Estás aquí de nuevo y eso es lo importante, además estoy segura que cuento con tu aprecio como tú con el mío.

Julia.