martes, 16 de septiembre de 2008

No quiero que se piense que...

Ya sé que se puede pensar: “Jolín, dice que está feliz por volver y de nuevo no escribe”.
Y sí, puedo asegurar que me apetecía escribir de nuevo pero esta vez, la causa de que ayer faltara a la cita ha sido que de nuevo estoy “un pelín tocada del ala” en cuanto a salud se refiere.
No es nada grave (supongo) pero sí bastante molesto y reincidente ya que empezó hace aproximadamente dos meses, tal vez un poco más y la primera vez no acabó de desaparecer del todo.
Hace como un mes tuve una recaída bastante más fuerte y los síntomas no desaparecieron si no que el Domingo por la noche tuve una reacción adversa bastante acusada que me ha llevado a estar ayer y hoy de médicos.
Me dicen que esté tranquila, que si no me tranquilizo no se me pasará. Que cuanto más me preocupe más nerviosa me pondré y cuanto más nerviosa mucho peor para el problema pero claro, una cosa es predicar y otra dar trigo y estar tranquila cuando una se siente fatal, se encuentra fatal, no ve la salida al problema y encima nadie te sabe decir exactamente el porqué de esa reacción, si no que lo único que te dicen es que te tomes las cosas con calma, que te tranquilices y que se irá pasando, eso sí, lentamente, como que intranquiliza bastante y preocupa mucho más.
De todas formas, como de momento hasta los dedos no llega el problema y la cabeza, aunque un tanto adormilada, atontada y falta de reflejos, está ahí, eso sí, tan locuela como siempre, pues me he dicho:
“Julia, que no se diga que hoy tampoco vas a escribir una entrada”.
Julia.

4 comentarios:

AiLeoN dijo...

Tranquila Julia, lo primero eres tú y lo segundo también.

Espero que te mejores, y que estés tranquila.

Me alegro que decidieras continuar este viaje con nosotros, en serio.
Bienvenida de nuevo!

Cuídate y ponte buena!
Un beso

Julia dijo...

Lo intentaré Noelia, lo intentaré, aunque no siempre se pueda pero... como que no queda otra.
Creo que, en el fondo sabía que no podía apearme de este tren, porque realizar un viaje con unos compañeros como vosotros resulta una magnífica experiencia.
Lo haré, y no sólo me cuidaré yo si no que también me cuidan y me miman mis hijos.
Un beso y, de todo corazón, gracias por la bienvenida.

Julia.

charli dijo...

Seguro que ya estás como una rosa pero, por mi parte, ni siquiera te lo he preguntado. Una pena que sea yo así, pero habrá que aceptarme (por favor).

Julia dijo...

Hombre..., todo un detalle lo de decirme que ya estaré como una rosa, pues verás, va a ser que no del todo, porque hay cosas que nunca cambian y en determinados momentos vuelvo a ser el “cardo” que fui en ocasiones.
¿Que eres así?, ¡toma ya!, ¡eso ya lo sé!, pero ya ves, yo cuando acepto a los amigos lo hago tal y como son y para nada espero que cambien porque siempre los aceptaré y querré como los conocí.
Así que no cambien pero... Tampoco te pierdas tanto tiempo, jajajaja.

Julia.