viernes, 17 de octubre de 2008

Al filo

Hoy he recordado..., No, no es verdad, no lo he recordado porque es algo que nunca olvidaré a pesar de que han pasado casi ocho años, así que empezaré de nuevo, si no os importa.
Hoy he revivido con toda la intensidad de su momento unos tiempos en los que me hundía luchando. En los que luchaba sabiendo de antemano que tenía perdida la batalla.
Hoy me he dado cuenta que determinadas situaciones de nuestra vida se esconden en un pequeño rinconcito de nuestro corazón, de nuestra mente y permanecen allí envueltas en un sereno dolor que, poco a poco se va adormeciendo para dejarnos seguir viviendo a pesar de él.
Pero hoy, esos momentos se han despertado y me han inundado de un dolor mucho más intenso que en los últimos tiempos.
Y he podido comentar sobre ello no en su totalidad, si no en una pequeña parte.
Lo hice porque sentí la necesidad de compartirlo con una persona que está pasando por unos momentos no iguales, porque ningún dolor es igual, pero sí bastante parecidos, pensando que tal vez, así, se llegue a dar cuenta que aunque parezca que la vida se nos agota en esas situaciones, nunca ocurre y sigue y sigue haciéndonos daño pero a su vez, haciéndonos fuertes y lo que es más importante, enseñándonos que personas muy diferentes en todos los aspectos son, somos capaces de crear, unidas, un muro que haga frente a esas situaciones que, por desgracia, no tienen mucha solución pero que, mientras duren y ese muro permanezca firme no nos sentiremos ni solos ni desamparados.
El mundo sigue girando. La vida sigue su rumbo y ese dolor que hoy se despertó, poco a poco volverá a adormecerse.
Buenas noches a todos.
Julia.

4 comentarios:

AiLeoN dijo...

No sé si las palabras van dirigidas como respuesta de las mías. Si es así, siento haberte despertado ese dolor que tenías en un rinconcito de tu corazón, que sé que fueron momentos muy duros...

Te pido disculpas por un lado, y te agradezco tus palabras por otro.
No cambies. Gracias!

Un beso,
Buenas noches

Julia dijo...

Amiga Aileón.
No tienes que pedirme disculpas por nada, al contrario, creo que ha sido algo positivo.
Algunas veces y aunque es duro recordar también conviene hacerlo porque al mismo tiempo volvemos a reencontrarnos con nuestra fe en el ser humano, ese ser humano capaz de abrirte los brazos y aceptar que tú le abras los tuyos para luchar juntos.
Un beso y por favor, tú tampoco cambies.

Julia.

Pandora dijo...

Gracias, Julia por compartir algo tan íntimo con todos nosotros y también por mostrar esa actitud ("el mundo sigue girando, el dolor se adormece...") ya que creo que a veces ayuda mucho saber que sí, que se pueden superar ciertas cosas viendo el ejemplo de alguien que ha pasado por lo mismo.
Muchas gracias.
Besos.

Julia dijo...

Gracias a ti Pandora por seguir visitándome.
Ciertamente este tipo de situaciones son algo muy íntimo pero, por desgracia, todos hemos pasado o pasaremos de una manera u otra por ellas y no sé, tal vez esté equivocada pero creo que el hablar de ello, el que otras personas que están abocadas o ya están pasado por esos momentos lo lean, se den cuenta que no están solos (cosa que pensamos muy a menudo cuando nos enfrentamos a ello), puede ayudarles aunque sea un poquito.
Cuando está sucediendo es como si te encontraras en una habitación sin luz, puertas ni ventanas, sin salida pero el escuchar, leer o hablar de ello te alivia y el saber que llegará un momento en el que, no digo olvidarás, porque jamás se olvida, pero sí serás capaz de enfrentarte a ello con esa serenidad que nos da el saber que hicimos las cosas como mejor pudimos y que será entonces cuando volverá la paz interior, tal vez reconforte.
Siempre es duro perder a un ser querido, ya sea viéndolo sufrir día a día, apagarse lentamente como la llamita de una vela o sintiendo que te lo arrebatan de un solo golpe.
Un beso.

Julia.