lunes, 13 de octubre de 2008

Garabatos

Llega un momento en el que das unos pasos hacía atrás y te detienes a observar esa pizarra en la que, durante un tiempo, has garabateado con felices dibujos de un alma que, inesperadamente, regresó a la pureza de sentirse viva.
Han sido tantos y tantos pequeños dibujos que no eres capaz de abarcarlos con la mirada para lo cual sigues retrocediendo hasta que tu espalda se apoya en la pared.
Ahora sí. Ahora ya puedes contemplar en su totalidad esos trazos desordenados con formas incoherentes pero extrañamente reconocibles para aquellos ojos que dejaste, durante un tiempo, despertaron tu alma dormida.
Te vas agachando lentamente dejando que esta vez sea tu espalda la que dibuje una imagen confusa sobre la pared.
Sentada en el suelo, con los brazos rodeando tus rodillas, echas hacia atrás la cabeza hasta encontrar tu ansiado punto de apoyo y contemplar, por última vez, esos dibujos que, tras el silencio, desaparecerán para siempre.

Julia.

6 comentarios:

paco tellez dijo...

Me ha parecido hermosísimo tu escrito. He sentido como las vertebras de mi alma resbalaban por la pared del tiempo.
Tus escritos tienen el poder de hacerme escribir. Es como si ellos supieran encontrar mis acuiferos internos... (uy, que palabro más rebuscado acabo de poner... mejor pongo mis manantiales internos) y después darme la clave para filtrarlos, en forma de versos, hasta la desierta y árida pantalla de mi página word.

¿Qué es un garabato?
Le dijo el ratón al gato
¿Qué es un corazón?
le respondió éste al ratón

Y el roeedor estuvo fino
cuando contestó al felino:

Lo que pintan los humanos
cuando están enamorados
en pizarras y en papeles,
en ventanas y paredes,
cuando tienen ilusiones
muchos sueños y emociones.

Después le tocó al minino
Definir lo indefinido:

Lo que pintan los humanos
cuando están desencantados
en pizarras y en papeles,
en ventanas y paredes
con rasgos irregulares
de tristezas y de pesares
con trazos rotos y esquivos
de un corazón sin latidos.

Un beso

AiLeoN dijo...

Siempre me han gustado los garabatos. Sin ellos, los dibujos no tendrían sentido.

Me ha gustado mucho tu texto. Me he imaginado sentada, apoyada en la pared y observando los dibujos de cada uno...

Cuídate mucho,
Un beso

Julia dijo...

Mi querido amigo.
No sé si mi escrito es hermoso, lo que sí sé es que tú lo haces hermoso con tus palabras.
Te aseguro que en ocasiones me gusta sentarme así, en esa posición. Me ayuda no a pensar, si no a dejar de pensar y, simplemente... Observar atentamente mi alrededor y verme, sentir mi otro yo desde todos los ángulos posibles.
Me gusta que las vértebras de tu alma resbalen por la pared del tiempo, de cualquier tiempo.
Me gusta que escribas y escribas rompiendo el vacío de una página de Word..
Me gusta que, en parte, algo de lo que yo escribo sea la causa.
Me gusta que me regales, mejor dicho, que reales a nuestra casa tus poemas.
Y me gustaría publicar tu poema, si me lo permites y me das un título, porque no creo ser yo la indicada para hacerlo.
Un beso y siempre gracias.

Julia.

Julia dijo...

Amiga Aileón.
Los garabatos dicen muchísimo más de lo que a primera vista se pueda percibir.
Los niños, por ejemplo, sus inicios en el dibujo son esos “garabatos” que tanto nos cuentan porque son pura imaginación, pura inocencia.
Yo me imagino así, sentada y apoyada en la pared, porque esa es una postura que me gusta tener en ocasiones, como ya le he dicho a Paco me hace sentir diferente.
Lo mismo te digo, cuídate.
Un beso.

Julia.

paco tellez dijo...

Mi querida amiga. Creo que eres la persona más indicada para poner título al poema, al fin y al cabo me inspiré en tu escrito.

Un beso

Julia dijo...

Gracias Paco, intentaré buscar un buen título a tu espléndido poema y lo pondré como se merece, en una entrada propia.
Un beso.

Julia.