jueves, 30 de octubre de 2008

Unos días de silencio

Siento haber estado unos días sin escribir ni responder a vuestros comentarios pero..., me encontraba un poco “chuchurría”.
Ya sé que tal vez no sea una palabra como muy apropiada, pero es que me sentía así, sin ganas de nada, como si me fuera a pillar uno de esos virus que últimamente son "el pan de cada día" de los médicos, pero no, al parecer no he pillado nada o más bien, nada ha querido pillarme a mí, ha sido un simple... ¡Estar fatal!, sin más.
Tampoco es que hoy se me ocurriera mucho que escribir, así que he decidido contaros un poco el porqué de estos días de silencio total.
Un beso y, como siempre, feliz descanso.

Julia.

8 comentarios:

AiLeoN dijo...

Arggg, he escrito un comentario muy bonito y no sé que ha pasado que se me ha borrado...

Decía que silencio o no, tómate el tiempo que necesites, siempre y cuando estés bien.

Poco a poco, respira y coge el aire que necesites...

Que sepas que aquí estoy, para lo que haga falta.

Esto es como en las bodas, para lo bueno y lo malo (eso se dice no???) Era broma.

Ánimo y cuídate
Un abrazo

Pandora dijo...

Siento que estés así aunque me alegro de saber de ti porque por este mundo virtual ya se te echaba mucho de menos...
Escribir a mí me ayuda cuando estoy un poco con el ánimo bajo.
Nosotros estamos aquí para que nos cuentes todo lo que te apetezca.
Un saludo.

paco tellez dijo...

Querida Julia. Azuquita tenía razón sobre los remiendos del corazón. Yo también comparto su pensamiento y tu, aunque no lo creas, también.
Uno sólo se cose muy mal, tu ahora nos dices, en esta entrada del blog, que has tenido unos días de estar mal e, inmediatamente, te han salido cirujanos (Aileon, Pandora y yo mismo) para intentar restañarte los arañazos o las heridas
Es bueno compartir las risas, es lo mejor claro, pero también el dolor, las dudas, los problemas... que te voy a decir que no te haya dicho en tantas ocasiones... aunque me sigues sin hacer caso.

Julia dijo...

Suele ocurrir Aileón, cuando se ha conseguido escribir algo que nos satisface como respuesta, va y se marcha todo “al garete”.
Por suerte sé que tengo grandes amigos que están siempre a mi lado y como has dicho..., como en las bodas, “para lo bueno y para lo malo” y, algunas veces, como también se dice “hasta que la muerte (entendamos lo de muerte no de forma literal)”, nos separe..
Gracias y ánimo tú también que parece que el Otoño nos está sentando no muy...
Un abrazo.

Julia.

Julia dijo...

Gracias Pandora por echarme de menos.
Escribir, aunque no sea precisamente lo que mejor haga, siempre me ha hecho sentir bien, tanto si estaba triste como si rebosaba alegría.
Creo que escribir para mí es casi, casi como respirar y mira que algunas veces escribo auténticos bodrios o cosas inconexas pero esas cosas, son las que guardo de una forma especial, porque las he escrito en momentos muy especiales y me han servido para volver a ser yo.
Un saludo.

Julia.

Julia dijo...

Mi querido Paco.
Sé que algunas veces compartir rotos de corazón y pedir ayuda para remendarlos puede hacer que vayamos saliendo del bache, pero sabes que soy una persona un tanto... ¿Llamémosle egoísta?, en cuanto a no desear compartir malos momentos.
Es cierto, he tenido unos días malos, creo que además de todo el rollo, me rondaba la gripe o algo parecido y por eso es que no me sentía con ánimos de nada.
Pero por suerte no debía ser nada de eso y, como ves, aquí sigo.
Como le decía a Aileón, soy una persona muy afortunada, tengo grandes amigos, amigos de muchos años, como tú y Charli que, a pesar de mi forma de ser tan, algunas veces inhumana, siguen a mi lado y amigos nuevos dispuestos a echarme, junto a los de antes, una mano.
Sé que estás y has estado siempre a mi lado, en las duras y en las maduras, aunque más veces en las duras y por eso es por lo que me siento tan afortunada, porque, a pesar de ser como soy, una egoísta, aún sigues ahí, conmigo, a mi lado.
Un beso.

Julia.

charli dijo...

No podía ser de otra forma; tampoco esta vez estoy de acuerdo contigo. Tal vez esa actitud de no compartir el dolor y los malos momentos, puedan dar, junto con otros rasgos de la personalidad, un cierto tono de egoísmo. Pues ¡no señores! el egoísta es aquel que comparte, sobre todo, sus malos momentos. Tal vez comparta alguna otra cosa también, incluso muchas cosas también pero, en mi opinión, alguien que, como todo el mundo, necesita compartir/repartir su dolor, y se resiste a hacerlo, parece evidente que debe de ser alguien muy generoso.
Ningún egoísta invita a pasteles y se queda con los platos sucios para fregarlos "en la intimidad". No señora, no eres egoísta en absoluto o al manos a mí no me lo pareces.
Acudiremos de nuevo a Richard Bach: "tu conciencia es la medida de la honradez de tu egoísmo" (un tipo sabio éste).

Julia dijo...

¡Qué podemos hacer!, nuestro sino es no estar de acuerdo en casi nada, jajajajaja, es broma.
No sé, supongo que tengo la dosis de egoísmo y de generosidad que casi todo el mundo tiene, pero me encanta saber que a ti no te parezco egoísta.
Oye, el “tipo ese”, no sé sí será un sabio pero tiene unas frases-pensamientos muy interesantes.
Ah, se me olvidaba, ya sabes que estás invitado pero, cuando vengas, ni por asomo te me vas a escapar de ayudar en algo, jajajajaja.
Un beso.

Julia.