lunes, 3 de noviembre de 2008

Me regalaron a "D. Juan"

Ayer me sorprendieron haciéndome un inesperado regalo: Entradas para ver “D. Juan Tenorio”.
Me encanta, es una obra que desde siempre me ha fascinado y hacía años que no veía ninguna representación de ella.
Recuerdo que cuando era niña y adolescente, TVE ponía cada primeros de Noviembre esa obra de Zorrilla.
No me la perdía por nada del mundo aunque ya los últimos años se empeñaron en ofrecernos unas representaciones un tanto extrañas que hicieron que perdiera todo interés en verlas. Más tarde empecé a ir siempre que podía al teatro para verla.
Como he dicho, hacía ya bastantes años que no disfrutaba de ella y ayer, ese regalo sorpresa me hizo una enorme ilusión.
La puesta en escena y el vestuario estaban muy logrados. Los actores, todos ellos metidos de lleno en sus papeles, hicieron que la representación fuera muy interesante, hasta la actriz que hacía de Dña. Inés, (que mira que el personaje siempre me ha parecido un pelín soso, claro que, ¿qué otra cosa se podía esperar de una niña atrapada en un convento?), hizo una interpretación muy en su punto pero a la vez diferente, como con más espíritu pero, el actor que interpretaba a D. Juan y la actriz que hacía de Brígida... Vamos, es que lo bordaron.
D. Juan empezó bastante bien, mas a medida que la obra avanzaba fue como si realmente el espíritu que Zorrilla quiso imprimir a su personaje se hubiera apoderado de él.
Brígida desde un principio estaba tan metida en su papel de vieja alcahueta que fue, después de D. Juan, la mejor actuación.
Fue tan buena la interpretación de la obra, me gustó tanto que, cuando salimos, me dolían las manos de tanto aplaudir.
Vaya, veo que de nuevo me estoy dejando llevar por mi pasión por una obra que a muchos les parecerá trasnochada pero que para mí es increíble. Creo que nunca me cansaré de disfrutarla.

Julia.

8 comentarios:

Pandora dijo...

¡Qué envidia (sana, que conste)! Por el regalo y por tener la oportunidad de ver la obra... Habrá tiempo para todo pero (vergüenza me da decirlo) aún no la he visto representada y desde luego no ha sido por falta de ganas.
Me alegro mucho de que pudieras vivir nuevamente esa experiencia.
Un saludo.

AiLeoN dijo...

Comparto el comentario de Pandora (espero que no te moleste) pero es que lo ha definido muy bien.
Envidia sana por el regalo y por la obra. Genial. Me alegro mucho que disfrutaras viendo esa obra que tan importante es para ti.
Te lo merecías.

Cuídate,
Un beso

Olga* dijo...

yo he leido esta obra en mi escuela!

besitos :)

charli dijo...

Para mí el teatro es Estudio 1, una sala de estar con un sofá y dos butacas. Olor a butano quemado, mi padre exigiendo silencio, una televisión ASPES en blanco y negro con tres teclas blancas, el calor y el silencio de aquella familia que fue mía y que ya no está. Hasta allí llegó mi afición al teatro y hasta aquí el recuerdo que me llega ahora en tu breve nota.

Julia dijo...

Sé que es una envidia sana Pandora y realmente me encantó en regalo.
Si te gusta el teatro y tienes oportunidad de verla, no te la pierdas, porque aunque es una obra que se ha puesto muchísimas veces en escena, siempre llena el teatro.
No te preocupes, la verás y, espero que te guste.
Un saludo.

Julia.

Julia dijo...

Para nada me molesta que compartas el comentario de Pandora y te digo lo mismo, sé que es envidia sana y si tienes ocasión, no te pierdas la obra, bueno, a lo mejor la ves y luego te defrauda y dices: “Vaya petardo que me aconsejó Julia”, jajajajaja.
Un beso Aileón y ya sabes, cuídate mucho.

Julia.

Julia dijo...

Gracias Olga por volver. Me imagino que cuando la leíste en la escuela te gustaría, al menos eso espero pero no es lo mismo leer teatro que verlo.
Un saludo.

Julia.

Julia dijo...

Amigo Charli.
De eso precisamente hablaba cuando comenté lo del teatro de TVE, de los increíbles “Estudio 1” en familia, los miércoles, si no recuerdo mal.
Mira que ponían obras muy buenas: “El sombrero de tres picos”, “La Dama del Alba”, “Eloisa está debajo de un Almendro”, “Un corazón con freno y marcha atrás”, “La casa de Bernarda Alba” “La venganza de D. Mendo” y, por supuesto “El Tenorio”..., lo siento, me he vuelto a enrollar con los recuerdos.
Sí, una TV en Blanco y Negro, con tantos canales que no sabías que decidir, la Primera o el UHF.
Pero a mí, el teatro me gustaba y me gusta en cualquier sitio, incluso en la misma calle.
Un beso.

Julia.