domingo, 16 de noviembre de 2008

Nace un nuevo día

La luna empieza a perder parte de su rostro mientras la observo a través de la ventana desde la más absoluta monotonía.
Tengo sueño, pero sé, que si me acuesto no podré dormir y, sentada frente a este documento en blanco, decido enfrentar al nacimiento de un nuevo día, Domingo.
Mi calle duerme. La casa está silenciosa, únicamente se escucha el ruido que produce el ordenador.
Es curioso, se me ocurrían tantas cosas que escribir y, de pronto, todas ellas me parecen una tontería.
Debe ser que el cansancio se está apoderando de mi cuerpo y de mi mente, así que creo que voy a permitirles que descansen un ratito, (si es que pueden).
Feliz Domingo.

Julia.

8 comentarios:

Pandora dijo...

He experimentado esa sensación que describes muchas veces. Además, no sé si por casualidad o porque tiene algo que ver, la he experimentado en la noche que a la vez que me inspira, también consigue dejarme sin palabras.
Aun así, he de decirte que por un momento me has trasladado a tu espacio, te he imaginado en la ventana, observando la oscuridad, sola... Me he sentido un poco acompañada.
Un beso.

AiLeoN dijo...

Ver la luna por la ventana o el reflejo en ella, y observar la calle en silencio, como sin vida, es algo que no se puede describir.

Sólo podemos deternos a observar con detenimiento esa sensación de estar sola frente a la luna...

Cuídate amiga,
Un beso fuerte

Olga* dijo...

Se de qe hablas o escribes.. :)

besitos!

Julia dijo...

Creo que no es casualidad, más bien pienso que son cosas que van de la mano.
Gracias por tus palabras Pandora, ahora sé que, cuando esto me ocurra no estaré sola, es posible que alguien se haya trasladado a mi espacio de nuevo y contemplemos juntas, en la distancia, la noche a través de nuestras ventanas.
Un beso.

Julia.

Julia dijo...

No Aileón, no se puede describir. Es una sensación especial y única para cada persona porque así es la noche, pero sobre todo porque así es la Luna, mi gran amiga la Luna.
Permanecer así, en silencio contemplando algo tan inmenso, tan hermoso, creo que reconforta, al menos a mí.
Lo haré, intentaré cuidarme a tope y tú haz lo mismo, ¿de acuerdo?.
Un beso.

Julia.

Julia dijo...

Olga, si sabes de que hablo es porque tú también has experimentado es sensación y sabes lo especial que es.
Un beso.

Julia.

TEA CUP CLUB dijo...

Yo he pasado por lo mismo ultimamente, es un sentimiento raro y sientes arrastrarlo. Lo que hago me pongo alimentar mi alma, leo o vengo a vistarlos al blog para aprender de uds.

Te dejo mi tacita de te con mucho amor y muchos, pero muchos terroncitos de amistad, visitanos cuando puedas.

Veronica Villatoro
Fundadora Internacional
teacupclub@gmail.com

Julia dijo...

Si, muchas veces esa sensación es algo que se arrastra pero siempre se encuentra algo que alimente nuestro espíritu, nuestra alma.
Gracias por visitarme TEA CUP CLUB, pero sobre todo por dejarme esa tacita de te llena de amor y esos terroncitos de amistad.
He visitado tu espacio antes de responder y creo que tienes un espacio inmenso y lleno de amistad.
Un saludo.

Julia.