sábado, 1 de noviembre de 2008

Pensamiento nº 16 de Abrecartas - (Recordado por Paco Téllez)

En su comentario a mi entrada anterior, Paco ha traído hasta aquí un pensamiento que en el año dos mil cinco escribí en Abrecartas y que decía así:

Me gustaría preguntar ¿por qué?, pero sé que no voy a obtener respuesta.

Abrecartas a 4 de Febrero de 2005.

Esta fue la respuesta de Paco qué, en su momento (9 de Febrero de 2005), hizo a mi pensamiento y que me pareció muy interesante:

Si tuviera la respuesta
a todas las preguntas,
si no dudara,
si no cometiera errores
si no asumiera mi ignorancia
y mi temor a equivocarme
no lucharía por ser feliz
porque no sabría lo que
eso significa.

Paco (transmutado en filósofo budista)

Me gustó tanto su respuesta, sobre todo que la hiciera en forma de poema que no puede evitar contestarle de la misma forma y en la misma fecha:

No conozco ninguna respuesta,
pero tengo todas las preguntas,
dudo, claro que dudo,
cometo errores
más que nadie,
asumo que soy ignorante,
sé que me equivoco,
pero lucho por ser feliz,
lucho, porque eso si sé
lo que para mí significa.

Julia (con los pies en la tierra).

Creo que Paco, de alguna manera, lo que ha querido decir en su comentario al insertarlos es que si existe algo importante en esta vida es intentar ser feliz siempre y como eso es algo imposible que, al menos, intentemos buscar serlo el mayor tiempo posible.
Gracias amigo mío por una lección que fue sabia en su momento pero que sigue siéndolo a pesar del paso de los años.
Julia.

El día cinco de Noviembre, Charli hizo un comentario a esta entrada que es como una continuación a los que Paco y yo escribimos en su día en Abrecartas y, es por eso que hoy, ocho de Noviembre, modifico la entrada añadiendo sus versos:

Y llegó el tercero,
el pedante en discordia.
Y llegó andando
como siempre, andando.
Caminando despacio
hacia ninguna parte;
caminando.
Con aires de poeta caduco
iba llorando su canción,
soniquete estúpido que decía:

No sé empezar los versos
ni sé empezar el fin del camino.
No sé empezar el tiempo
ni sé empezar el destino.
No sé empezar preguntas
ni sé empezar con buen tino.
Ni siquiera sé, ya, ahora,
terminar este desatino.
Lo que sí creo que sé
es que la senda
es, en sí misma,
comienzo, trayecto, fin y destino.

Charli, a 5 de Noviembre de 2008.

Julia.

2 comentarios:

charli dijo...

Y llegó el tercero,
el pedante en discordia.
Y llegó andando
como siempre, andando.
Caminando despacio
hacia ninguna parte;
caminando.
Con aires de poeta caduco
iba llorando su canción,
soniquete estúpido que decía:

No sé empezar los versos
ni sé empezar el fin del camino.
No sé empezar el tiempo
ni sé empezar el destino.
No sé empezar preguntas
ni sé empezar con buen tino.
Ni siquiera sé, ya, ahora,
terminar este desatino.
Lo que sí creo que sé
es que la senda
es, en sí misma,
comienzo, trayecto, fin y destino.

Con permiso de los poetas y pidiendo perdón a la poesía, una vez más me he atrevido a haceros sombra (evidentemente con un paraguas, que no con versos).

Julia dijo...

Faltabas tú en esta pequeña cita de versos y al fin te has decidido.
A los Poetas y a la Poesía puedes pedirles todo el perdón que quieras pero aquí, aquí estás en tu casa, en nuestro refugio y tu poema ha sido un regalo que junto con el poema de Paco y mi respuesta ilumina otro rinconcito, así que nada de perdones.
¿Hacerme sombra?..., ¿a mí?..., vamos, ni de “coña”, jajajaja, (es broma). Eso lo consigues sólo con empezar a escribir, pero ya sabes... te perdono...
Un beso y gracias por tus versos.

Julia