viernes, 19 de diciembre de 2008

Un pequeño Zoo

Tenía tropecientas mil cosas que hacer esta tarde pero... ¡Imposible!.
Después de una mañana “salvaje” en el trabajo, de llegar a casa con un tremendo dolor de cabeza, terminar de preparar la comida, comer y recoger, lo que menos me apetecía era ponerme en plan “guardador de objetos olvidados”, para luego dedicarme a la dulce y adorable tarea de la limpieza, así que me dije: Ni de broma... ¡Este fin de semana!.
Tranquilamente busqué acomodo, me enrosqué como una serpiente, empecé a ronronear como un gato y acabé dormitando como un lirón... Total que en lugar de una habitación parecía un Zoológico.
El dolor de cabeza se me ha pasado pero las ganas de no hacer nada de nada... ¡ahí siguen!.
¡Mañana será otro día!.
Buen fin de semana amigos.

Julia.

6 comentarios:

Pandora dijo...

Pues sí, como tú misma has dicho: mañana será otro día (hoy ya, vamos) así que tómate las cosas con calma que de vez en cuando hay que darse un respiro y, si no nos lo damos nosotros, ¿quién nos lo va a dar?
Un beso y feliz fin de semana.

larraitz con pompa dijo...

pues eso que has salido ganando. Julia. un zoo en tu casa. o en tí misma. tan surreal como bello. nada como el regreso a lo animal para resaborear lo básico. lo fundamental.
me has hecho sonreir con la imagen descrita. cuántas veces vivo momentos calcados.
una leonera el cuarto, la cama como madriguera y el sofá un nido hecho de despojos sobrantes al final del día. tal cual. como tú. muchos otros y yo.
que disfrutes de la madre fauna liberándote de lo urbanita. es fantástico. y mañana, que como apuntas, será otro... puede que vuelvas a ser la humana hecha y derecha.
quizá me apunte yo también al plan zoo...

AiLeoN dijo...

¿Y qué importa si tienes una fauna al lado cuando has hecho lo que te apetecía y necesitabas en ese momento?

;)

Cuídate amiga,
Un beso

Julia dijo...

En primer lugar pedirte perdón amiga Pandora por mi retraso en contestar.
Sí, al día siguiente fue otro día y, no por dejar las cosas para ese día perdí nada, al contrario, creo que gané algo muy importante... Tiempo para mí.
Un beso

Julia.

Julia dijo...

Totalmente surrealista amiga Larraitz pero tan real en algunos momentos que me resulta imposible no dejarme llevar por esa pequeña fauna que llevo dentro.
Posiblemente dejar suelto ese espíritu animal resulte en ocasiones muy reconfortante.
Pero después de dejar sueltas a “las fieras”, el ser humano vuelve a triunfar y de nuevo, la razón, impera sobre el instinto... En ocasiones, es una lástima...
Un saludo y perdón por mi tardanza en la respuesta..

Julia.

Julia dijo...

Sí, necesitaba ese momento y era fácil de conseguirlo, así que me dije: ¿Porqué no? y me dejé llevar por aquello que me apetecía hacer.
Gracias amiga Aileon por tus buenos deseos y perdón por la tardanza en responder.
Un beso.

Julia.