sábado, 31 de enero de 2009

La Luna Oscura - (Escrito por Charli)

Me encanta regalar pero, a la vez, me encanta recibir regalos de mis amigos.
Hace unos días y con relación a mi entrada "Vuelve", mi querido y buen amigo Charli me ha obsequiado con este escrito, escrito que, transcribo según sus deseos sin ninguna modificación de nombres o situaciones.
Muchas gracias Charli por obsequiarme con algo tan especial y tan hermoso.


LA LUNA OSCURA

___Frente a la ventana, poco a poco oscurecida en la tarde, con el pensamiento perdido en algún vacío de ninguna parte, Julia acurrucó, aún más su cuerpo.
___Desde el frío que había ido apoderándose de ella, también poco a poco como el anochecer, sintió de repente su propia ausencia y se buscó, como tantas otras veces en El Reflejo. Levantó la mirada lentamente, la mirada que volvía desde un infinito inconcreto en el que ni siquiera era consciente de haber estado. Intentó despertar y sólo consiguió ese despertar lento, suave y triste de un sueño que, también indefinido, le ha dejado ese aura, lastrada de luz plomiza, que en este instante se arrastra tras la mirada que pretende llegar a la altura transparente del cristal.
___También el esfuerzo se presenta etéreo. Lo siente en un sin sentir absurdo e incongruente, como en un una sucesión de pseudo estímulos en estado de cámara lenta, que llegan pero no entran, que se perciben pero no se sienten.
___El mundo entero se ha reducido a casi nada. Apenas un pequeño cúmulo de sentidos adormecidos, envueltos en una casi imperceptible e infinitamente pequeña esfera de semioscuridad, cuya circunferencia casi llega a tocar el pelo y la punta de los dedos de los pies, ahora desnudos y recogidos bajo el cuerpo que, indefenso y solitario, flota en el igualmente infinito centro de la esfera.
___La ventana ha despertado finalmente a la oscuridad completa y los ojos siguen paseando la mirada por el cuadrado líquido que, también lleno de infinitud invisible, ni siquiera le devuelve el más leve rayo de luz. Sólo busca un pequeño destello de algo que ilumine, de algo que caldee el alma y el cuerpo pero, sobre todo, de algo que acompañe ese momento, permitiéndole la presencia de un elemento tangible y físico al que agarrarse para frenar el vértigo que siente llegar desde lejos.
___Otro sentido despierta lentamente y ya escucha el sonido del viento entre las agujas del árbol. Un sonido que asusta y amenaza por momentos, convirtiéndose sin previo aviso en compañero tranquilo y suave que, tal vez, hasta sea capaz de disipar el envoltorio, llevándose con él la esfera, permitiendo así que ella pueda salir del oscuro embrujo.
___El árbol baila, frenético y húmedo, al exacerbado son que sopla en su música el viento. A veces, se detiene un segundo y comienza otro baile, lento y sinuoso, traidor como el mecerse de una cobra, para explotar nuevamente con una violenta sacudida, otra vez al son de una oscura ráfaga de viento frío.
___La mirada se desvía, a izquierda y derecha, arriba y abajo, esquivado los múltiples e imprevisibles vaivenes del abeto, en un intento de encontrar la luz blanca y su calma. Sólo encuentra, en cada horizonte y en todos los rumbos, una nube más de oscuridad y viento frío que va dando rápidamente opacidad a la esfera que la sigue envolviendo.

___Los ojos caen, cansados, y la mirada se posa resignadamente en la punta de los dedos de esos pies ajenos que están lejos, muy lejos, perdidos en el infinito de la esfera.

___Allá, donde el rayo verde suena, donde la realidad y los sueños se arropan al abrigo nebuloso de la inconsciencia, en el lugar en el que podemos tomar un baño alegre de amor perdido. Allá, donde la paz resulta cuadrada, con aristas y ángulos, que siendo exactamente igual de agudos que de obtusos, en su constante y alegre suma de ciento ochenta grados por banda que, sumadas a su vez, conforman innumerables esferas perfectas que, también estas y definitivamente, van cerrándose en sus trescientos sesenta grados, en demostración casi divina de la buscada cuadratura del círculo, creciendo y creciendo sin parar hasta romper en mil millones de pedazos la puta esfera oscura que, avergonzada de su insignificancia, muere atravesada por aquel primer rayo de luna que surge, imparable, del fastuoso Big Bang primigenio que está naciendo de ella misma.
___Julia sonríe, cansada, pero sonríe.

Charli, 29 de Enero de 2009.

2 comentarios:

charli dijo...

Muchas gracias por tener en cuenta mi opinión y no modificar nada. Es un regalo para tí, escrito para tí y así debe ser entendido, creo yo.

Julia dijo...

Querido amigo.
Por supuesto que es un regalo hecho y escrito para mí y, como ya he dicho, ha sido algo maravilloso y entrañable, por eso es que, jamás, se me hubiera ocurrido modificar u omitir nada.
Los regalos son algo tan especial, tan importante que se reciben y se conservan con el mismo cariño con el que fueron entregados.
Un beso.

Julia.