sábado, 21 de febrero de 2009

El no poder dormir

Sé que debería acostarme porque estoy muy cansada, me duele la pierna, estoy un tanto “baja de ánimo” y porque mañana tengo un montón de cosas que hacer.
Pero, a pesar de todo esto, me da pánico hacerlo porque sé que me va a suceder como todas estas noches atrás.
Daré vueltas, vueltas y más vueltas. Conseguiré ponerme nerviosa y, lógicamente esto hará que aún me mueva más y... “Vuelta la burra al trigo”, es decir, vueltas, nerviosa, vueltas...,
Entonces me levantaré desesperada, con ojos como platos y me dedicaré a visitar el resto de la casa sin saber muy bien el porqué de esa inspección a ciegas.
Pero es tarde y voy a tener que empezar a pensar en “cerrar el quiosco”, aunque sé que, mañana, cuando encienda el ordenador y abra las páginas que acostumbro a visitar, probablemente me encuentre con alguna esperada pero desagradable sorpresa.
¿Será por eso que también me resisto a cerrar el ordenador?...
Buenas noches a todos.

Julia.

4 comentarios:

Aileon dijo...

Amiga,
Espero que en estos días hayas podido conciliar el sueño. Sé que es muy 'jodido' y lo sé por experiencia, pero espero que estés mejor de ánimo y eso te haga descansar y conciliar el sueño, aunque es difícil.

Cuídate,
Te mando un beso.
Aileon

larraitz con pompa dijo...

insome y querida julia, te envío la zeta de mi nombre para que hagas buen uso de ella estas noches en que algo te atormenta.
desagradables noticias en la red? píntalas de rosa. haré lo propio con una pared.
espero te llegue mi abrigo como me llegó el calor del tuyo cuando ni tiempo tenía para escribiros.
paz para tu cabeza

Julia dijo...

Gracias amiga mía.
Tienes razón, es muy “jodido” no poder conciliar el sueño, o despertarse mil y una veces durante la noche pero, sé que pasará, son rachas más o menos largas que, al final, siempre desaparecen.
Cuídate mucho Aileon y un beso muy fuerte.

Julia.

Julia dijo...

Gracias querida Larraitz, por ofrecerme tu “Z” para estos momentos, es un detalle muy hermoso.
Me parece excelente que pintemos juntas, tú la pared de rosa y yo mis cosas de verde.
¿Cómo no iba a llegarme tu abrigo?..., y, me alegra saber que mi calor te sirviera un poquito en esos momentos.
Paz para tu espíritu y ánimo para tus pompas.

Julia.