sábado, 14 de febrero de 2009

San Valentín

Hoy es tema casi obligado el hablar del día de los enamorados.
Es cierto que, cuando nos enamoramos por primera vez, San Valentín se nos antoja un día maravilloso, un día en el que todo nos parece especial, el regalo que entregamos, el que recibimos, en fin, todo, todo nos resulta extraordinario.
No nos damos cuenta de que, poco a poco, este día lo han ido convirtiendo en el día del comercio, un día en el que, desde mucho tiempo atrás nos ametrallan con esos productos que debemos comprar para demostrar lo enamorados que estamos de la otra persona.
Por suerte también, poco a poco, nos vamos dando cuenta de que, si estamos enamorados, San Valentín, no es sólo el catorce de Febrero.
San Valentín es ese día en el que nos emocionamos hasta casi llorar cuando vemos en la mirada de la otra persona aquello que deseamos ver.
O ese otro día en el que, acariciamos suavemente la mejilla del otro mientras duerme a nuestro lado.
Es ese día en el que, viendo una película en el salón apoyas la cabeza en su pecho y sientes su respuesta en un tierno y cálido abrazo.
San Valentín es cada día, cada instante en el que, si no estás con la persona amada, parece no tener fin.
Un regalo inesperado en otoño.
Una llamada telefónica en el trabajo, a mitad de la mañana, en la que escuchas: "Estoy muy ocupado pero necesitaba decirte que... Te quiero”.
San Valentín es seguir caminando de la mano auque hayan pasado muchos años desde la primera vez.
No hace falta un día determinado, ni maravillosos regalos. En cualquier instante, una sonrisa, una mirada, una caricia, una palabra, un abrazo, son mucho, muchísimo más importantes.
Feliz día de San Valentín.

Julia.

2 comentarios:

charli dijo...

Como se puede ver, San Valentín ya ha pasado hace un rato. De todas formas, no me importa mucho esa fecha que, por cierto ¿alguien sabe de dónde sale la cosa? Creo que, una vez más, nos la han colado.
Tienes toda la razón, lo importante es llenar la vida de minúsculos detalles, tan inmensos como una mirada, una caricia, un recuerdo o una llamada a media mañana.
Tienes suerte, querida amiga, sabes lo que es amar. No te creas que todo el mundo lo ha experimentado.
Feliz día, aunque no tengo la menor idea del santo que es.

Julia dijo...

La verdad es que yo tampoco conocía el origen del famoso día de los enamorados y, picada por la curiosidad después de leer tu comentario, entre en nuestro querido google y, he aquí lo que encontré:

“Para aquellos que piensen que este día se celebra desde hace poco y que surgió por el interés de los grandes centros comerciales, debemos señalar que realmente su origen se remonta a la época del Imperio Romano. En el año 270 d.C. allá por el siglo III ejercía en Roma un sacerdote llamado San Valentín. Por aquel entonces gobernaba el emperador Claudio II, que prohibió a los jóvenes casarse y vivir en matrimonio, esto fue porque pensaba que los jóvenes solteros y sin familia eran mejores sold ados ya que no tenían ningún tipo de compromiso en el caso de ir a la guerra.
Claudio II también había prohibido el Cristianismo en esa época porque deseaba ser alabado como el dios supremo, como el Emperador de Roma.
El sacerdote no dudo en desafiar al emperador, ya que consideraba que el decreto era injusto. Valentín se reveló y comenzó a casar a las parejas jóvenes en secreto, bajo el ritual de la Iglesia.
El emperador Claudio se enteró, y ordenó que lo llevaran a palacio. Claudio intentó convencer a Valentín para que renunciase al Cristianismo y sirviese al Imperio y a los dioses romanos. Si aceptaba, Claudio II le perdonaría y le convertiría en uno de sus aliados. Pero, por el contrario, Valentín no renunció a su religión y aprovechó la ocasión para hacer propaganda del cristianismo.
En un principio Claudio II se mostró atraído por esta religión, pero el ejército y el Gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le convencieron para quitárselo de la cabeza y organizaron una campaña en contra del Santo. Valentín fue encarcelado y el emperador le sentenció a una ejecución.
Mientras esperaba que se ejecutase su sentencia en la cárcel, su carcelero, llamado Asterio, le presentó a su hija Julia, ciega de nacimiento, para que Valentín, siendo hombre de letras, le enseñara. A pesar de ello, Asterio quiso ridiculizarle y ponerle a prueba, le retó a que le devolviese la vista a su hija, Valentín aceptó y obró el prodigio. Asterio y toda su familia se convirtieron al cristianismo, pero Valentín no se salvó de su sentencia, ya que temiendo una rebelión del ejército romano y de los paganos, el emperador lo mandó ejecutar el 14 de Febrero. Según la leyenda, se plantó un Almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendrases un símbolo de amor y amistad duraderos.
Los restos mortales de San Valentín se conservan actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en dicho templo, un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.
Parece ser que la festividad de San Valentín también sustituyó a otra festividad de origen pagano. Era una celebración en honor al dios romano Lupercus, el dios de la fertilidad. A mediados de febrero, los antiguos romanos se reunían en una gruta llamada Lupercal. Allí sacrificaban animales en honor de Lupercus y, al terminar, unos jóvenes adornados con la piel de las víctimas, recorrían la ciudad azotando con látigos a las mujeres que se encontraban a su paso, convencidas de que el dios de la fecundidad les concedería así su gracia. No fue hasta el año 496 de nuestra era cuando el Papa Gelasio nombró a San Valentín como sustituto cristiano del dios pagano Lupercus.
Durante los siglos XVII y XVIII en Inglaterra y en Francia se originan las costumbres populares asociadas al día de San Valentín, consagrando este día a los enamorados, y poniendo de costumbre el intercambio de regalos y cartas de amor.
Los norteamericanos adoptaron la costumbre a principios del siglo XVIII, ya que los avances de la imprenta y el bajón en los precios del servicio postal permitieron el envío de saludos por San Valentín. Hacia 1840, Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales masivas de San Valentín en Estados Unidos.”


Volviendo a tu comentario, sí, creo que soy una persona afortunada.
Feliz día también para ti, sea cual sea el santo del día de hoy.
Un beso.

Julia.