lunes, 9 de febrero de 2009

Sorprenderse

Algunas veces me sorprendo a mí misma sorprendiéndome.
Hoy, y después de unos días de permiso, y otros de Baja por I.T., he vuelto al trabajo.
La verdad es que me esperaba un pequeño desastre pero, para ser sincera, me sorprendió lo que realmente encontré.
Y..., Ahí viene lo de sorprenderme..., aunque no me esperaba algo tan caótico, tampoco pillé el cabreo que pensaba iba a pillar.
No sé si porque me quedé tan fría al ver la montaña de papeles, o porque la persona que me los mostraba había intentado hacer todo lo que en su mano estaba (poco, por cierto), el caso es que no me enfadé como en un principio pensaba que lo haría.
Después, fuera del trabajo, aún me siguieron sorprendiendo...
Ha sido un día horrible y..., los días que aún quedan...
He acabado con un terrible dolor de cabeza pero, me he dado cuenta que, gracias al cielo, aún conservo la capacidad de sorprenderme a mí misma y eso, es algo que, para mí, es importante..
Así que, después de todo, algo le tengo que agradecer al día de hoy.
Que tengáis un feliz descanso.

Julia.

4 comentarios:

Aileon dijo...

Nunca dejes de sorprendente por lo que puedes llegar a ver, sentir, rozar, acariciar...

Un beso,
Cuídate

Julia dijo...

Cuídate tú también amiga Aileon y gracias por tu presencia.
Un beso.

Julia.

charli dijo...

Ten en cuenta que siempre pueden venir, de hecho lo harán, días peores.
Buenas noches.

P.D. Mira al cielo, allí está hoy para arreglarlo todo.

Julia dijo...

Sé que pueden venir días peores y, de hecho, vendrán. Sólo espero que, esos días sean así como yo deseo.
Tal vez no sea fácil entender a lo que me refiero pero, seguramente tú, sí lo entiendas.

Julia.

P.D.: Mirar al cielo es uno de mis vicios.