lunes, 16 de marzo de 2009

Ajustando las velas

Ha sido un fin de semana tranquilo, tal vez demasiado tranquilo digamos que..., era como un presagio de un lunes “tormentoso” pero..., voy a tomar prestada una frase de William George Ward:

"El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas."

Creo que necesito ajustar las velas.

Julia.

6 comentarios:

Aileon dijo...

Esta frase me encanta.
Esta en mi panel de palabras, pensamientos y realidades...

Un beso amiga

charli dijo...

Famosa frase entre los "traperos". No siempre es exacta pero en todo momento es más práctica que cualquier otra postura.
Cuando gobiernas un barco (los chismes que flotan sin velas no son un barco), notas perfectamente el cambio en su comportamiento al ajustar las velas (trimar). Nada más tranquilizador que, cuando las cosas se han puesto más feas de lo debido y no has sabido preverlo, poner el barco al pairo. Cuando terminas la maniobra, todo se tranquiliza, vuelve a un ritmo razonable en el que se puede recuperar la calma y aparcar el miedo. El barco deja de dar cabezadas, las olas dejan de dibujar bigotes por tu popa amenazando saltarte encima, el corazón vuelve a un ritmo asumible, a veces dan ganas de dar las gracias a alguien. El balanceo lateral que acuna al barco en esos momentos, produce la única seguridad con la que puedes contar entonces. No obstante, cuando todo vuelve a su sitio, más o menos, tu pensamiento sólo se centra en el viento, en cómo desacuartelar la génova, en si ya le puedes quitar un rizo a la mayor y en como volver a moverte entre las olas.
Todo consiste en ajustar las velas, así de fácil.
Un beso.

Julia dijo...

A mi también me encanta la frase y, ya ves, no me había dado cuenta que tú también la tenías.
Gracias amiga por regresar.
Un beso.

Julia

Julia dijo...

¡Guauuuu!...
Menuda lección de navegación a vela nos has dado mi querido Charli, me encanta..., bueno, ya sabes que me encanta todo lo relacionado con la mar.
Gracias amigo mío por tu respuesta porque siento que en cada una de las palabras está ese espíritu marinero que llevas dentro y porque sé que, además, lo has escrito con ese cariño tan especial que pones en todo cuanto escribes.
Dices: “Todo consiste en ajustar las velas, así de fácil”.
Y yo pregunto: ¿De verdad es así de fácil?.
Un beso.

Julia.

charli dijo...

No querida, por supuesto que no es así de fácil pero tampoco nos vamos a contar siempre la verdad ¿no te parece? Un beso de buenas noches.

Julia dijo...

Mi querido amigo.
Sabía que me ibas a decir que no era fácil pero lo que no me esperaba es que me dijeras que no nos íbamos a contar siempre la verdad...
¿Porqué no?...
O...
¿Acaso es que la verdad sólo se cuenta en la vida real?...
Pero...
¿Qué diferencia existe?...
¿Tal vez la vida real nuble las fantasías, la imaginación?...
No sé si no lo sé o, si no quiero saberlo.
Sé que sé muchas cosas pero, también sé que ignoro muchas más de las que sé.
Mi querido amigo, es posible que la respuesta se deba al estado de ánimo del día en que se responda (me estoy refiriendo a mí) pero, de cualquier forma, gracias por seguir por aquí...
Único, tardío pero, único, de los habitantes de “Abrecartas” que se acercan este refugio...
Mundo perdido y del que...
Creo que mejor lo dejo, pero no sin antes decirte:
Amigo Charli... GRACIAS...
Un beso.

Julia.