miércoles, 8 de abril de 2009

La nostalgia del Refugio

A pesar del tiempo que hace que no entro en el refugio, no he olvidado el camino, ni los amigos, ni el calor de la chimenea.
Al abrir la puerta los goznes crujieron como si lanzaran un suspiro de desamparo.
Polvo sobre los muebles, cenizas en la chimenea y una mesa camilla pequeña, muy pequeña porque, como dijo el buhonero, la camilla se hace grande o pequeña con la compañía o el abandono.
Sacudo el cojín de mi sillón, me quedo mirando la apagada chimenea y pienso:
“Es triste, no tengo nada que escribir... ¿O sí lo tengo, pero no me siento capaz de hacerlo?”.
Sea lo que sea creo que es mejor dejarlo para otro momento en el que el ánimo se muestre más propicio.
Antes de salir, pasaré un poco el polvo acumulado durante estos días.
Quitaré la ceniza de la chimenea y meteré unos papeles, unas piñas, algún leño y esperaré a que las llamas se aviven y den nuevamente un poco su especial luz y calor a la habitación.
Una vez terminado saldré, como siempre, despacito, tornando la puerta con cuidado, sin cerrarla, para intentar regresar después estos días de descanso.
Amigos, buenas noches y hasta pronto.

Julia.

8 comentarios:

larraitz con pompa dijo...

querida julia, mucho tiempo mirando el buzón por ver si habia misivas tuyas... y nada.
entendemos ahora que el polvo, las cenizas y la leña ardida son parte de tu ánimo y nos gustaría sacudirlo todo para levantarte del letargo y devolverte a tu estado.
entendemos tb lo de las mesas camillas pero opinamos q lo del tamaño sería al revés. si nos sentimos solos no se hace pequeña sino enoooooooooooorme porque falta gente que nos estreche el espacio, así que si te parecía pequeña, muy pequeña, quizá sea porque en realidad todos tus arropos estábamos ahí. al menos nosotras dos sí. las pompas que quizá por transparentes no veiias.
todo nuestro ánimo y calor!

charli dijo...

Buenas noches, amiga. No importa demasiado lo que se tarde en volver, lo realmente importante es no haberse ido definitivamente. Cuando vamos al sur del sur, finalmente y sin remedio, llegamos al norte y, si seguimos (negro, negro, blanco, negro, negro, blanco), aunque sigamos pretendiendo el sur, aunque hayamos aprendido que después del sur, sólo hay más sur, no es del todo cierto tampoco puesto que, como hemos visto, algún día, periódicamente, pasaremos por el norte.
La noche está espesa y no sé si me explico. Por si no lo he conseguido, como es más que probable, concreto: quiero que este norte que es tu refugio y nuestro refugio, esté siempre a mano, que siempre me pueda sentar aquí, contigo y con quien quiera; aunque sólo sea para guardar un poco de silencio. Sé que es una postura egoísta la mía, pero la madre, la esposa, la hermana, siempre son el alma de la casa y tú eres el alma de esta y la del recuerdo de otra.
Un beso y buenas noches.

Aileon dijo...

Me encanta leerte.
Hago de tus palabras imágenes en mi mente. Me encanta!

Espero que estés bien.
Un beso amiga

Julia dijo...

Querida Larraitz, en primer lugar pedirte disculpas por no haber dejado misivas en tu buzón intentaré, aunque no puedo prometerlo, volver a dejar tanto en tu buzón como en los del resto de los amigos mis pequeños comentarios.
También debo darte las gracias por tus palabras y decirte que sé, mejor dicho, siento tu compañía y tus ánimos.
De nuevo gracias amiga mía y perdona la tardanza.
Un beso.

Julia.

Julia dijo...

Buenas noches amigo mío.
Tienes razón, no importa lo que tardemos si no que, lo realmente importante, es el saber que se está ahí, siempre, en las palabras y en los silencios.
Me ha emocionado tu regreso pero sobre todo, me ha emocionado que llamaras a este refugio el norte, gracias amigo Charli.
Agradezco que digas que pueda ser el alma de esta casa pero, lo siento amigo mío, te equivocas. Tanto el alma de esta casa como la del recuerdo de la otra sois vosotros, los amigos que, con vuestra presencia, con vuestras palabras hacéis de este pequeño refugio un lugar del que creo no podría separarme mientras que, alrededor de la camilla se sienta vuestra presencia y vuestro calor.
Un beso y buenas noches también para ti.

Julia.

Julia dijo...

Gracias amiga Aileón por regresar y, por favor disculpa mi ausencia en tu lugar, intentaré que no vuelva a suceder y procuraré acercarme a él como antes.
La que está encantada soy yo por leer que mis palabras consiguen crear imágenes, eso es algo que realmente hace que me sienta emocionada.
Sí amiga mía, creo que estoy bien y deseo que tú también lo estés.
Un beso.

Julia.

larraitz con pompa dijo...

querida julia, cuando decía que buscaba tus misivas en el buzón no era entre las pompas sino en tu mesita. no te sientas por mí obligada a nada. solo faltaba!
estamos aquí para disfrutarnos, apoyarnos, acompañarnos... sin pedir a cambio.
así que tómate el tiempo que tus quebrados demanden y vuelve sólo cuando puedas hacerlo. que te estaremos esperando sin reproches. con ganas pero sin toque de atenciones.
me alegra te lleguen mis brazos.
si hay algo más que pueda regalar...
todo mi apoyo en mágicas pompas de leche. flotando... volando...

Julia dijo...

Querida Larraitz, para nada me diento obligada contigo, porque ¿sabes?, el visitar tu casa es para mí todo un placer y el sentir que soy bien recibida en ella todo un orgullo.
Por supuesto que me llegan tus brazos y el mejor regalo que pudieras hacerme ya me lo has hecho estando aquí, conmigo y dejándome estar ahí, contigo.
Un beso amiga y gracias por tu apoyo y tus pompas, yo te ofrezco el mío y el calor de mi chimenea.

Julia.