domingo, 28 de junio de 2009

Sin más

Caminar en dirección opuesta,
un pie en cada una de sus huellas
en círculos,
en zigzag,
en línea recta,
queriendo perder su rumbo
dando tumbos con seguridad.
No esperar nada mas allá,
porque no hay nada de frente
ni a su izquierda,
ni a su espalda,
ni a su derecha,
pero sigue perdida en la brecha
camino de su oscuridad.
Porque quiere dejar de sembrar
para poder recoger su cosecha,
de hielo,
de piedra,
de tristeza;
vaciar del vacío su serón
llenar con recuerdos su morada.
Descansar en su nube de espinas
arropada con crines de tormenta
soñarse,
desangrarse,
diluirse,
dentro del capítulo cerrado
de un libro que nunca fue escrito.

Julia.

4 comentarios:

paco tellez dijo...

Mi querida Jula. Hermosos versos aunque últimamente me siento incapacitado para opinar, para escribir, diría que hasta pensar con un mínimo de cordura... Hacía muchísimo tiempo que no dejaba ninguna huella en este privilegio de lugar... me gusta acurrucarme al lado de la chimenea y el olor que desprende la madera quemada... tengo frio.

Julia dijo...

Querido amigo.
Gracias por acercarte de nuevo y por tu comentario acerca de mis versos aunque sé que te parecen tristes y pesimista, gracias de verdad por tu regreso.
Me gustaría que este lugar pudiera devolverte la paz y la tranquilidad que sientes estás perdiendo.
Me gustaría que el calor de la amistad que este lugar quiere conservar sirva para arroparte y conseguir que ese frío desaparezca.
Un beso.

Julia.

Aileon dijo...

Me encantan.
Así de sencillo.
Un placer leerte, amiga.

Un beso

Julia dijo...

Gracias amiga Aileon, sé que es un poema un tanto extraño y tal vez triste pero... Te voy a contar un secreto, a mí también me gusta, aunque decirlo sea pecar de orgullo.
Un beso.

Julia.