jueves, 2 de julio de 2009

El no saber hacer bien las cosas

No sé si me siento triste, cabreada, decepcionada, impotente o..., ni sé como sentirme....
El caso es que hoy siento que soy una ignorante de las mil y una cosas pero, a la vez, me siento estúpidamente culpable de las culpas ajenas debido a esa ignorancia.
No es algo de una importancia vital pero se me ha encogido el corazón como si, en un segundo, al ver lo que no puedo remediar, se me hubiera caído el alma a los pies...
Y es que me encantaría saber de leyes, sanidad, dietética, finanzas, banca, estética, diplomacia, economía... etc..., etc..., pero...
Lo único que sé es que a veces sé tan poco de todo que, por intentar ayudar en algo, resulto demasiado pesada.
Será que soy así, una tonta ignorante y no soy capaz de darme cuenta de ello.
Tendré que empezar a aprender tantas cosas que, posiblemente, no me dé tiempo, en el tiempo que me queda, para aprender todas ellas.

Julia.

2 comentarios:

Aileon dijo...

Esto me resulta familiar, pero lo importante es que sea pasajero, y que luego una vuelva a recuperar la calma y el bienestar con una misma.

Un beso.

Julia dijo...

Será algo pasajero aunque ya se sabe..., ese “pasajero” algunas veces tienen billete de largo recorrido.
No te preocupes querida Aielon, la calma siempre regresa...
Un beso.

Julia.