domingo, 7 de marzo de 2010

"Mi cuerpo serrano"

Como tantos y tantos días de este año hoy nuevamente amaneció lloviendo.
No es que la lluvia me disguste, aunque hace algún tiempo me molestaba bastante porque conseguía que mi pelo se volviera como el de Gorgona, ensortijado, con esa vida propia que hacía que fuera incapaz a domarlo. Ahora no es que eso haya cambiado, si no que... ¡me da igual!.
El caso es que de nuevo llueve. Y ya amarga el dulce.
Echo de menos el Sol, los días claros aunque haga un frío de mil demonios, pero claros. Con luz y llenos de alegría. Pero no, este puñetero tiempo sigue empeñado en estar así, triste, melancólico y sobre todo lluvioso.
En fin, que nada puedo hacer y aunque mi cuerpo serrano esté deseando abrirse a los rayos del Sol, me da la impresión que lo tengo un poco crudo.
Lo malo es que ya falta poco para que entre la primavera y ya se sabe...
La primavera..., y más que la va a alterar como el tiempo no cambie.

Julia.

2 comentarios:

larraitz con pompa dijo...

enciéndete de calor por dentro, ponle calcetines al frío de las calles, viste de mantas tanto gris que dejas colar por tus ventanas y baila bajo la lluvia... el sol no tiene por qué ser el astro amarillo que quema, el sol y la luz también pueden estar bajo el agua que te recuerda que estás aquí y viva (con todas las oportunidades que eso te brinda...)
la primavera puede llegar antes de que la anuncien los grandes almacenes. te animamos a que vistas de ella tus días desde ya ¿te parece?

Julia dijo...

Sin duda estoy viva amiga Larraitz y, en cuanto a ponerle calcetines, bufanda, abrigo y hasta capucha al frío de la calle, no te quepa duda que lo haré, sobre todo porque esta mañana estábamos a –5º.
Te puedes imaginar que, con esa temperatura ni de broma pienso vestirme de primavera, puede que mi corazón lo intente pero te aseguro que mi cuerpo se piensa abrigar hasta la nariz, jajajaja
Un beso.

Julia