martes, 7 de junio de 2011

Sal y pimienta.

Se suele escuchar que los pequeños problemas, preocupaciones y contratiempos son la sal y la pimienta de la vida.
Personalmente no me importaría que, durante un tiempo, la vida cocinara para mí un poquito menos especiado.


Julia.

domingo, 5 de junio de 2011

A ritmo de tango

“Volver,
con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien.”

Me gusta la música y, como no, me gustan los tangos quizá porque desde niña los he escuchado ya que mi padre sentía por ellos un deleite especial y yo me sentaba a su lado a escucharlos.
Probablemente éste sea uno de los tangos que mas haya escuchado en mi vida y quizá, por eso, sea uno de mis favoritos.
Los años pasan y las personas cambiamos y al igual que sucede con determinados libros, películas, cuadros o paisajes, también la música, con el tiempo y los acontecimientos de nuestras vidas la sentimos de forma diferente.

“Volver”... ¿A dónde?.
“Volver”… ¿Se puede regresar?.
“Volver”… ¿Ha reconciliarnos con nosotros mismos?.

Me gustaría engañarme y pensar que sí, que se puede, que puedo cerrar los ojos y dar un millón o mil millones de pasos atrás aunque el tango no hable de eso…

“Tengo miedo de las noches
que pobladas de recuerdos
encadenan mi soñar...”

Y, ¿porqué no?... Ahora recuerdo la letra de otro tango que, quizá, pudiera reinventar el alma…


Yira… Yira…

Julia.