viernes, 15 de junio de 2012

Engañándonos


Cerramos los ojos, nos escondemos, ocultamos nuestros miedos, nuestras necesidades, nuestros deseos en  realidades irreales, en mundos paralelos, en vidas imposibles en…
Sí, buscamos, inventamos, construimos cualquier cosa que consiga evadirnos de nuestras rutinarias, aburridas, desorientadas, pobres e insulsas vidas.
Nos creamos “vidas a medida” sin importarnos que esas vidas sean pequeñas burbujas, frágiles pompas de jabón que, en cualquier instante, explotarán mostrando nuestras desnudas miserias ante nuestros ojos, dejando pequeñas pero profundas heridas en nuestro corazón, cicatrices que permanecerán imborrables y que, probablemente marcaran una vez más el resto de nuestra existencia.
Vivimos, sí, vivimos o, mejor dicho, intentamos sobrevivir a nuestro holocausto consentido.
Pero, eso sí, aún a sabiendas de la fragilidad de nuestros sueños, de esas vanas ilusiones nos obligamos a seguir soñando, a seguir creando, de nuevo, nuestra ilusionada mentira.

Julia.