lunes, 20 de agosto de 2012

Insomnio.


Hace mucho calor. Es un calor sofocante, pegajoso, resulta tan agobiante que es imposible dormir.
Así que, aquí estoy, frente a la pantalla del ordenador intentando que el sueño, mejor dicho, el cansancio me haga dormir olvidándome del agobio que se siente en la cama.
Pero no puedo, estoy cansada pero los ojos se niegan a cerrarse y mis oídos se acomodan al maravilloso silencio que reina detrás de mi ventana.
Ya no se escuchan las conversaciones de las personas que van hacia sus casas y que, con las ventanas abiertas, se escuchaban tan nítidamente que pareciera que se podía intervenir en la conversación.
Realmente no sé muy bien el porqué de ponerme a contar todas estas cosas que, seguramente, mañana me parecerán un tanto absurdas pero bueno, digamos que es una forma de matar el tiempo mientras espero…
Para todos aquellos que son capaces de dormir: Felices sueños.
Para los que, como yo, se sienten incapaces de conciliar el sueño: Que la noche les ofrezca lo mejor de ella.
Hasta mañana.

Julia.

2 comentarios:

Aileon dijo...

¡¡Cómo te entiendo!!!

Es cierto que es agobiante e imposible de dormir. A mí este año me está costando muchísimo conciliar el sueño entre el calor y los mosquitos, menudo verano me están dando!

Ánimo amiga, ya queda poco...

Un beso ;)

Julia dijo...

Buffffffffffff, lo de los mosquitos también es terrible, menuda lata, encima de no poder dormir escucharles zumbar alrededor…
Es un placer tenerte de nuevo por aquí.
Un beso amiga mía.
Julia.