domingo, 26 de agosto de 2012

Recordando un poema.


Si rozar tus labios pudiera,
sin más…

En el año 2003 un amigo y compañero de la tan añorada página “Abrecartas” escribió este poema.
Desde que lo leí y siempre que vuelvo a leerlo me hace cerrar los ojos y pensar en la maravillosa entrega, delicadeza, pasión, ternura y reverencia que de él se desprende.
Jolín, me da envidia, sí, envidia, no sé si sana o insana pero envidia al fin y al cabo, porque… ¿A que mujer no le gustaría ser la musa que inspirase semejantes versos?...
¡Ay!..., lo malo es que una ya no es una jovencita para poder inspirarlos…
En fin, lo seguiré leyendo y disfrutaré de cada verso, porque, dependiendo del momento anímico, el poema me produce diferentes sensaciones.
Gracias amigo por dejarnos tan increíble poema.

No hay comentarios: