sábado, 29 de diciembre de 2012

Un año mas.


Estamos próximos al comienzo de un nuevo año y “la tradición” nos dice que al finalizar ese año hagamos balance de lo positivo y negativo que hemos vivido durante los últimos 365 días.
Yo soy una “inmovilista”, una aferrada a las tradiciones, a los recuerdos, a muchas cosas materiales y a demasiados momentos del pasado por lo que estoy haciendo el tradicional recuento antes de que finalice el año.
Dios…, cuantas cosas…
Cuantos buenos momentos añorando instantes  maravillosos.
Cuantos instantes de tristeza recordando momentos de dolor.
Cuantas ilusiones imposibles.
Cuanto dolor al renuncias a esas ilusiones…
Cuanta renuncia y a la vez cuanto sentimiento por una liberación no personal.
Cuantas cosas imposibles posiblemente vividas.
Cuanto yo, sin ser totalmente YO, durante esos 365 días…
Cuanto…
Pero no me quejo, tengo todo y a todos los seres queridos que necesito, porque os tengo a vosotros. A ti, Antonio, mi primogénito, mimado, querido y deseado, a ti, Julia, la niña querida deseada y mimada, a ti Vero, la mujer que hace feliz a mi hijo por lo que para mí eres como una hija más...
¿Que más puedo desear?...
Nada... 
                                                                                                                                                        
Julia

No hay comentarios: