miércoles, 24 de julio de 2013

Oración.

Intentas hablar contigo mismo cuando tu mente decide regresar a cualquier tiempo pasado.
La conversación se convierte en un monólogo en el que das vueltas, vueltas y más vueltas sin llegar a ninguna parte y, lo que es más negativo, no sacas nada positivo de esa conversación monólogo en la que las vueltas y revueltas se convierten en un laberinto en el cual te sientes incapaz de encontrar la salida.
Buscas desesperadamente esa salida porque en tu interior sabes que eso es lo único que te devolverá la tranquilidad de espíritu, esa tranquilidad que perdiste hace... ¿cuento tiempo hace que la perdiste?..., mucho,  quizá muchísimo más de lo que tu conciencia es capaz de recordar…
Posiblemente el encontrarte a ti mismo, el encontrar ese momento interior sea lo que necesites para hallar el equilibrio que te de la paz que tu espíritu está buscando.
Ojala yo, sea capaz de encontrar esa paz para que mi espíritu se serene, esa paz que consiga que mi yo sea capaz de amoldarse a mi presente para que el futuro, ese futuro que, en este momento veo tan incierto, pueda convertirse en ese algo que mi alma necesita desesperadamente.
Amén.
Julia.

No hay comentarios: