martes, 17 de diciembre de 2013

De frustraciones y puntos suspensivos.



Me repite hasta la saciedad: “Julia, escribe. Retoma de nuevo el Blog, eso te hará bien”
Y lo intento, intento volver a escribir cualquier cosilla. No es que considere que lo que he escrito hasta ahora haya sido algo “espectacular”, para nada pero, al menos, era capaz de hilvanar frases, de escribir con palabras coherentes alguna historia o poema.
Ahora, cualquier cosa que se me ocurre me parece absurda, sin sentido pero…, lo intento como habéis podido constatar en mis últimas entradas, vaya si lo intento…
Podría hablar sobre mí o sobre mi vida pero eso sería algo tan absurdo, tan sin sentido que me echa para atrás, siempre hacia atrás...
Podría inventarme historias pero, cualquier cosa que se me ocurre es mala de solemnidad…
¿Abuso de los puntos suspensivos?..., quizá sí, pero ¿sabéis?..., me encantan porque para mí significan lo que quiero decir y no escribo, lo que pienso y no digo, lo que no digo pero dejo que la imaginación de quien lo lea (si es que alguien lo lee) saque sus propias  conclusiones.
Como podéis comprobar, soy obediente y lo intento…
Tal vez mañana sea capaz de publicar algo más interesante que mis propias frustraciones.
Sí, tal vez mañana…

Julia.

1 comentario:

Aileon dijo...

Querida amiga, cuánto te entiendo. Ayy mis puntos suspensivos ¿dónde estarán?