sábado, 3 de enero de 2015

Hacer el pino.



Me gustaría ser tan ágil cómo cuando era una niña, o una joven pero ya no lo soy.
De verdad me gustaría poder hacer el pino y estar así tanto tiempo como mis brazos fueran capaces de mantenerme en esa posición, de esa forma mi cabeza y mi corazón estarían más cerca de la tierra, cosa que les hace mucha falta y mis pies tendrían la sensación de caminar por el aíre libres del peso de mi cuerpo.

Julia.

No hay comentarios: