domingo, 26 de abril de 2015

Ojala se repita muchas noches.



Anoche, mientras me encontraba en una de esas duermevela sentí, mejor dicho, viví  una experiencia maravillosa.
Fue tan especial, tan real, tan vívida que aún, ahora, después de tantas horas despierta sonrío y mis ojos se empañan con lágrimas de ternura el recordarla.
¿Fui feliz?..., sí, me sentí muy, muy feliz.
Por ti y para ti, papá.

Julia.


No hay comentarios: